Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Esta moto con alma Buell y nombre de samurai, tiene nuevo dueño

Más concretamente el ejemplar número 37, Oishi Nobukiyo, por el que se ha pagado 37.500 dólares
Fotos: Bring Trailer
Las Ronin Motorworks 47 no solamente son originales por la exótica preparación a la que fueron sometidas, también por la interesante historia que hay tras su desarrollo. Hace apenas unos días se ha subastado uno de los 47 ejemplares, la número 37, bautizada con el nombre del Ronin Samurai Oishi Nobukiyo

La historia que hay alrededor de la serie especial y limitada de Ronin Motorworks 47 es, cuanto menos, curiosa e interesante. Además, esta iniciativa vino dada tras el cierre definitivo Buell en 2009 y la posterior compra por parte de Magpul de 47 unidades de la Buell 1125R que quedaron sin matricular en los concesionarios de la marca. A partir de ese momento pasarían casi tres años hasta que el proyecto arrancara con la fundación de Ronin Motor Works.

La idea era convertir cada una de las 47 motos, en una preparación en honor a los 47 Ronin samurái que protagonizan una leyenda nacional en Japón fechada entre los años 1701 y 1703.

El ejemplar que se ha subastado concretamente es el número 37 y hace referencia al Ronin Samurai Oishi Nobukiyo. La moto fue adquirida por su anterior propietario en 2016 y se le realizó un servicio completo antes de la venta

Este ejemplar se encontraba actualmente registrado en Colorado, EE.UU. y dispone del manual del propietario de Buell, un estuche de herramientas numerado y documentación de Ohio a nombre del vendedor.

La Ronin Motorworks 47 en detalle

A nivel técnico estamos ante una moto customizada de arriba abajo, que mantiene el chasis y motor de la Buell 1125R. Hablamos de un motor bicilíndrico en V Rotax Helicon de 1.125 cc combinado con una transmisión de seis velocidades. Sin embargo, el equipo de suspensiones ahora lo conforma una suspensión de doble paralelogramo deformable en aluminio y un amortiguador Penske.

Subastada recientemente una de las exóticas Ronin Motorworks 47

Otros detalles reseñables de la Ronin Motorworks 47, además de una carrocería totalmente modificada son por ejemplo la ubicación del radiador, junto a la doble óptica frontal superpuesta. Así mismo, el vaso de expansión queda anclado a una de las patas de la horquilla.

Por otro lado, tenemos un cuadro de instrumentos de diseño minimalista que mezcla información analógica y digital. Luz trasera LED, llave de encendido/inmovilizador RFID, guardabarros de fibra de carbono, asiento individual en negro o unas estriberas traseras fundidas en aluminio eran parte de la dotación estándar.

La frenada está a cargo de una pinza ZTL 2  de ocho pistones y un disco perimetral flotante perforado de 375 mm en la parte delantera, junto con una pinza flotante de dos pistones y un segundo disco perforado de 240 mm en la zaga. Todo queda anclado en llantas de 17 ″ calzadas con neumáticos Bridgestone Battlax 120/70 delante y 180/55 detrás.

Subastada recientemente una de las exóticas Ronin Motorworks 47

Por último están los detalles que marcan la diferencia, como un manillar de una sola pieza y una sola piña donde se integran todas las funciones. Tanto los retrovisores como intermitentes quedan anclados a los extremos del manillar, enfatizando una vez más en ese aspecto minimalista que se busca desde el principio.

Con apenas 1.700 millas recorridas, poco más de 2.700 kilómetros, la Ronin Motorworks 47 número 37 se vendió finalmente por 37.500 dólares, 34.700 euros al cambio.

Toda la información e imágenes adicionales pinchando en este enlace.

Lo último

Lo más leído