Publicidad

Prueba Honda CB1000R 2021 Black Edition

Negra y dura
Fotos: Javier Ortega
Honda impone su ley con una versión especial de su CB1000R, teñida de riguroso negro para acentuar su “pose de moto malota y dura”. Además, con este restyling Euro 5 se aprovecha para rediseñar algunas piezas y mejorar su equipamiento de serie.

La Honda CB1000R Black Edition es el máximo exponente de la gama naked de la firma japonesa, un modelo actualizado este 2021 sobre la base de la segunda generación lanzada en 2018 tras casi una década sin cambios importantes. Es el peldaño más tecnológico de una escalera formada por la CB125RCB500F y CB650R. La mil se sirve en dos versiones, una estándar (14.200 €) y la Black Edition de nuestra prueba (sustituye a la Honda CB1000R+). Los 1.700 € extra (15.900 €) de esta última se deben a la adopción de mini-parabrisas frontal, piezas mecanizadas, tapa de colín, cambio semiautomático y acabado negro especial.

El segmento maxinaked es uno de los más competidos de la actualidad, fruto de una fuerte evolución durante los últimos años. Si afinamos la búsqueda, algunas de las rivales más enérgicas y deportivas de esta Honda son la Ducati Streetfigher V4Kawasaki Z H2 o MV Agusta Brutale 1000 RR. Tampoco hay que olvidar otros modelos como la Aprilia Tuono V4KTM 1290 Super Duke RSuzuki GSX-S1000Triumph Speed Triple 1200 RS Yamaha MT-10.

CARACTERÍSTICAS Y EQUIPAMIENTO

Además del leve rediseño frontal (faro y protectores de radiador), otros cambios respecto a su antecesora pasan por el nuevo display TFT a color de 5” con sistema Smartphone Voice Control (comandos de voz por Bluetooth) ya visto en otros modelos como el Honda Forza 750 o el Honda X-ADV.

Así, la Honda CB1000R Black Edition mantiene su fiable tetracilíndrico en línea de 998 cc heredado de la CBR1000RR Fireblade 2006, convenientemente adaptado a la normativa Euro 5 para declarar 145 CV a 10.500 rpm y 104 Nm a 8.250 rpm. El embrague asistido antirrebote también está presente. Lógicamente, el pack electrónico se mantiene: acelerador ride by wire, cuatro modos de conducción (Rain, Standard, Sport y User –personalizable-), control de tracción (tres niveles, desconectable), control de freno motor (tres niveles) y ABS de doble canal. 

honda_cb1000r_black_2021_02

Manillar de aluminio con sección variable, suspensiones Showa multirregulables (horquilla invertida SFF-BP y monoamortiguador BRFC), pinzas de freno delanteras radiales Tokico, toma de corriente USB (bajo el asiento), iluminación full-LED, intermitentes autocancelables, warning en frenada, depósito de gasolina de 16,2 l. (unos 250 km de autonomía) y neumáticos Michelin Power 5 son otros detalles. El equipamiento de serie se completa con chasis de acero, subchasis de aluminio y pletinas mecanizadas para anclar las estriberas, además de basculante monobrazo de aluminio y portamatrícula flotante.

EN MARCHA

Una de las cosas que hacen de un producto Honda una moto universal es que siempre se adapta a su conductor y no al revés. Desde que te subes a ella hasta que la disfrutas por carretera o autovía, esta CB1000R exhibe ese tacto exquisito no exento de potencia, aceleración y prestaciones, apoyado en una sólida parte ciclo capitaneada por un equipo Showa “pata negra”. Ahora, el motor ha ganado suavidad pero mantiene un carácter poderoso con aceleraciones y recuperaciones de lujo, dignas de una moto más potente. La respuesta del gas, el tacto del cambio semiautomático (dispone de 3 niveles de sensibilidad para regularlo al gusto) o la potencia de frenada funcionan como deben y percibes que “todo está en su sitio” en todo momento. 

honda_cb1000r_black_2021_16

Cada modo de conducción tiene unos reglajes específicos, actuando de distinta manera sobre la entrega de potencia del motor, la intervención del control de tracción y la cantidad de freno motor aplicada, haciéndolos más o menos directos/intrusivos. En User el conductor puede configurar cada uno de ellos a medida para dar con la configuración ideal (pulsación continua en el botón MODE de la piña izda.). Sólo en este puedes desconectar el TC, aunque yo siempre lo llevo activado por seguridad.

En tramos revirados la Honda CB1000R Black Edition te sorprende por sus buenas maneras, ágil y divertida, al tiempo que estable como pocas. Sus 214 kg declarados en orden de marcha no se notan en marcha, aunque sería ideal poder alcanzar los 200 kg “clavados” en futuras actualizaciones. Las inercias del motor apenas se notan y la agilidad es excelente, pudiendo disfrutarla en todo tipo de carreteras sin los extremismos de conducción que sí requieren algunas de sus rivales. La frenada también está asegurada, gracias a la dotación Tokico, con buen tacto y mordiente para todo uso.

honda_cb1000r_black_2021_09

Valoración Final

La Honda CB1000R Black Edition es una moto de calidad, sólida, equilibrada, sofisticada, atractiva con un tacto general exquisito, tan neutro y logrado que enamora. El «marchamo Honda» también se hace notar en acabados y componentes, cuidando los detalles y refinando un producto en una moto premium con caché. La electrónica podría haber evolucionado más, sobre todo comparada con su competencia directa (adopción de módulo inercial IMU y ayudas a la conducción electrónicas en curva), pero compensa con una parte ciclo y un motor concebidos para el disfrute de moteros experimentados. Para los más caprichosos este modelo también dispone de un catálogo de accesorios específico para personalizarla al gusto de cada uno.

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

VOGE SR1 ADV 125 2024

VOGE SR1 ADV 125 2024

A1 | 2.987 € | 141 kg | 11,6 CV
MITT 808 2024

MITT 808 2024

A2 | 8.295 € | 213 kg | 56 CV
MV Agusta Enduro Veloce 2024

MV Agusta Enduro Veloce 2024

A | N.D € | 224 Kg | 124 CV