Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Kove sigue lanzando modelos. La 510F Scrambler es una neoretro para el A2 con carácter propio

Motor bicilíndrico, diseño neoretro y basculante monobrazo
Fotos: Kove
La nueva Kove 510F Scrambler, al igual que el resto de motos que están llegado de la firma china, no va a dejar indiferente a quien la vea. Carácter tiene, estilo también y un precio de moto japonesa.

Arrancamos año conociendo otra de las novedades que Kove prepara para 2024, la Kove 510F Scrambler. Una moto que, como su propio nombre indica, es de corte scrambler pero de la que podemos afirmar que a pesar de ceñirse a unas líneas básicas, tiene su propio y sobresaliente carácter neoretro.

A este factor contribuyen en esencia tres elementos clave como son el depósito de combustible, el asiento de una pieza y el basculante trasero monobrazo. El resto de las características podríamos decir que cumplen con los “convecionalismos” si es que lo hubiera para denominarla moto scrambler, como las ruedas con tacos, el faro delantero redondo o un escape llamativo.

El motor se queda al límite del máximo para el A2

Las características y precio de la Kove 510F Scrambler

Ahora vamos a adentrarnos en lo que no se ve, pero que hace que el precio de la moto suba hasta los 6.990 euros en Italia, aunque no sabemos aún el precio que tendrá en España ni su disponibilidad.

Cuenta con un motor bicilíndrico, refrigerado por líquido, que es capaz de ofrecer 47,6 CV, al límite de lo que permite el A2. Para sacarle todo el partido tanto a la potencia como al par motor de 45 Nm monta una caja de cambio de seis velocidades, además de una gestión de modos de conducción.

También encontramos componentes de primer nivel como son las suspensiones KYB tanto delante como detrás, los neumáticos de los que hablábamos antes que son Pirelli Scorpion Rally STR o los frenos, con discos flotantes de 298 mm que son mordidos por pinzas radiales Nissin.

La Kove 510F Scrambler está plagada de detalles

Con todo estamos ante una moto llamativa, con un peso en orden de marcha de 191 kg que no es especialmente alto teniendo en cuenta que el depósito de gasolina es de 18 litros.

Eso sí, como decíamos antes, la Kove 510F Scrambler no es una moto especialmente barata, aunque sí parece que calidad tiene de sobra a la vista de los componentes que monta de serie, muy similares a las que podemos encontrar en cualquier moto japonesa rival.

Lo último

Lo más leído