[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

¿Se puede financiar una moto de segunda mano? ¿Cómo?

Publicidad
Si uno va a comprar una moto nueva, sabe de antemano que la opción de la financiación está presente. Todas las marcas trabajan con financieras o, en algunos casos, tienen sus propios sistemas independiente de otras entidades. La duda surge cuando uno va a comprar una moto de segunda mano ¿se puede?

Hay que reconocerlo, tal y cómo está la economía en muchas ocasiones se recurre a comprar una moto de segunda mano porque no hay posibilidad de juntar el dinero suficiente como para comprar una nueva. Sin embargo, también está sucediendo que ante la imposibilidad de juntar ese dinero, algunos optan por motos nuevas en vista de las facilidades de financiación que estas presentan si se tiene un trabajo estable.

No obstante, hay que saber que también se puede financiar una moto usada, aunque en este caso el proceso puede ser algo diferente y hay que estar especialmente atentos a las letras pequeñas. Además, hay que buscar las mejores opciones disponibles y asumir que si se compra la moto a un particular la cosa se complica.

Si uno compra la moto en una tienda, muchas de ellas ya ofrecen servicios de financiación. Por norma general, estos servicios no distan mucho de la financiación de moto nueva y tampoco sus intereses. Además, cuenta con la ventaja del interés del vendedor por vender la moto y por la comisión que las empresas encargadas de la financiación ofrecen, por lo que siempre se cuenta con un pequeño punto a favor.

Otra opción que se plantea si uno va a comprar una moto de segunda mano en un establecimiento es la de pedir un préstamo directamente a la entidad financiera, sin tener en cuenta a la tienda. En muchos casos, los bancos en los que se tienen domiciliados nóminas, autónomos… tienen créditos pre-concedidos, que evitan tener que dar explicaciones. Esta opción también sería útil en caso de comprar la moto fuera de una tienda.

En caso de quere comprar una moto de segunda mano a un particular, la situación es un poco más complicada, puesto que la mayoría de bancos y empresas financieras piden factura proforma, albarán o presupuesto de lo que ellos llaman “el proyecto” para poder evaluarlo. Igualmente la puerta no está cerrada, aunque en este caso y a pesar de cumplir todos los requisitos que la entidad financiera reclame, las posibilidades de rechazo son mayores.

El resumen final es que existen múltiples opciones de financiación, aunque se trate de una moto usada. Además estamos en un mercado en el que hay mucha oferta, entre ella la calculadora de financiación de Soymotero.net en la que si te interesa puedes consultar. Recuerda que la paciencia y la comparación se convierten en un aliado para conseguir los mejores precios, ya que no hay que olvidar que siempre se devuelve más dinero del que nos han prestado y cuanto menor sea esa cantidad mejor para nosotros. Eso sí, una vez más os recordamos, y es válido para todos los casos que hemos visto, que hay que estar muy atentos a las cuotas, comisiones, tipos de interés… para no llevarnos luego un susto y convertir el sueño de estrenar moto en una pesadilla.

Lo último

Lo más leído