Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

La locura del viernes: arrastrar una avionesta con una Vespa y a una rueda

El rey de las acrobacias en Vespa Günter Schachermayr te lo enseña
Fotos: Günter Schachermayr
Günter Schachermayr, el austriaco adicto a las locuras a lomos de su Vespa, vuleve a dar el campanazo en el libro Guinness de los records. En esta ocasión una avionesta ligera, su vespa a una rueda y él en conexión con ambas máquinas son la fórmula perfecta para dar espectáculo.

Para quien no conozca a Günter Schachermayr, os recomendamos que os deis una vuelta por su página oficial y echéis un ojo a sus locuras a bordo de una Vespa. En esta ocasión este malabarista austriaco de las dos ruedas ha entrado en el libro Guinness de los Record por lograr remolcar con su Vespa, a una rueda, una avioneta en una pista de despegue de un aeropuerto.

Pero esto es solo la punta del iceberg de los logros de Günter. Antes han caído otros logros como los de tirarse en paracaídas con la Vespa, descender por una chimenea de 100 metros de altura, cambiar la rueda delantera de su scooter en marcha y a una rueda o bucear en el fondo del mar a lomos de su máquina.

Günter Schachermayr preparando su Vespa

Nada detiene al bueno de Schachermayr. Este es el record número 21 que atesora en su haber en este tipo de peripecias. Todo un equipo tras de él lo ayuda y ponen todos los medios necesarios para la consecución de este tipo de récord. Está claro que luego tiene que venir Günter y rematar la faena, y ahí es donde está realmente lo bueno del asunto.

Porque este austriaco no se frena ante ningún reto ni temeridad que se le proponga. En 2021 fue la última vez que lo vimos en acción cuando decidió darse un paseo por las nubes en su Vespa. La idea la materializó al montar encima del teleférico de Feuerkogel a su inseparable compañera. Allí se alzaron hasta los 1.600 metros de altitud montados en una plataforma acoplada al techo de la cabina del teleférico.

Así que para empezar con buen pie, y a una rueda, este 2022 lo ha vuelto a hacer. Una avioneta ligera ha sido la elegida para ser remolcada mediante una eslinga atada al extremo de esta y a un arnés que llevaba puesto el propio Schachermayr. De esta forma a tirado de ella durante unos metros, a bordo de su Vespa desprovista de la rueda delantera. Suponemos que esto de la rueda, además de por hacerlo más vistoso, le garantizaba un mejor reparto de pesos en la zona posterior, desde donde el controlaba la pirueta. ¿Qué será lo próximo que nos prepare? Estaremos atentos.

Lo último

Lo más leído