[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Con esta pintura luminiscente para las marcas viales, circular por la noche sería mucho más seguro

Una empresa australiana está detrás de la idea
Publicidad
Poder ver con claridad a dónde va la carretera es imprescindible para nuestra seguridad y más por la noche. Por eso este proyecto con pintura luminiscente es tan interesante.

Aunque no nos demos cuenta en el día a día, estamos rodeados de pintura luminiscente. Se trata de esa pintura que encontramos, por ejemplo, en carteles de emergencia o en las manillas del reloj, y que cuando hay oscuridad brilla. No es magia, es ciencia. Durante el día, la luz ultra violeta activa sus pigmentos “recagándose” y cuando hay oscuridad emiten esa luz verdosa tan característica. Como curiosidad hay que decir que de día también brilla, pero nosotros no podemos percibirlo.

Dicho esto, una empresa de Australia ha desarrollado pintura luminiscente para las marcas viales en carreteras. De noche, en determinadas carreteras por no decir en todas, la iluminación es inexistente o muy limitada y aunque las pinturas empleadas vialmente llevan reflectantes, estos solamente brillan cuando la luz incide sobre ellos.

Aunque haya partes iluminadas, la pintura sigue haciendo su función

Por tanto, al usar pintura luminiscente lo que se gana es en cierto modo campo de visión por la noche, porque aunque las luces de nuestra moto no alcancen tan lejos o no iluminen el interior o los laterales de la carretera, las marcas viales podrán seguir viéndose de manera continuada.

La pintura luminiscente puede ofrecer horas de iluminación totalmente gratis

Además, en función del tipo de pintura pueden pasar toda la noche brillando. Lo mejor, es que no requieren de ningún otro tipo de instalación más allá de la propia pintura, por lo que las complicaciones a la hora de ponerla en las carreteras son las mismas que si se señalizase con pintura normal.

En cuanto a qué sucede con la pintura luminiscente en tramos que estén bien iluminados, la prueba está en la propia foto que la empresa australiana, Tarmac Linemarking, subía a sus redes hace un tiempo y que ilustra esta noticia: si es de noche sigue brillando aunque no lo percibimos de la misma manera (como es lógico) que la parte que está totalmente oscuro.

De día la gran diferencia es que se aprecia el tomo amarillento verdoso de cerca

¿Y qué pasa de día? Pues la diferencia entre las líneas con pintura convencional frente a las nuevas señales viales con pintura luminiscente es que el color de día no es blanco como marca la regulación. Tiene ese tono verde claro típico que se aprecia estando cerca pero que, de lejos, parece blanco. Quizás ese sea el motivo por el que a pesar de ser una gran idea, todavía no se haya expandido.

Lo último

Lo más leído