Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Motos de ensueño a la venta: Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors

Este ejemplar fue sometido a un profundo restomod
Fotos: Ebay
La Laverda RGS 1000 representaba, en la década de los 80, la opción sport-touring de altos vuelos que nos ofrecía la marca italiana. 40 años después tenemos la opción de hacernos con esta increíble preparación con un marcado "Japan Style"

La Laverda RGS 1000 es una de esas motos que ponen de manifiesto el encanto italiano cuando de crear máquinas pasionales se trata. Comercializada entre 1982 y 1985, se posicionaba en el mercado de la época como una alternativa eficaz, dentro del segmento sport-turismo, frente a las eficientes japonesas.

Detalles como un sillín con opción monoplaza, un amplio cupolino frontal o su exclusivo tapón de llenado de gasolina, instalado en la parte derecha de su carenado delantero, convertían a esta montura en el objetivo de todas las miradas del momento.

Motos de ensueño a la venta: Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors

Además, su atractiva estética estaba bien secundada en el apartado mecánico, gracias a su portentoso bloque tricilíndrico de 981 cm³, asociado a un cambio de cinco relaciones. Este era capaz de sacarle una sonrisa a todo aquel que decidiera accionar su mango derecho de manera contundente.

Si bien las cifras de potencia y par declaradas podrían parecer discretas en la actualidad, hace 40 años no lo eran para nada. 85 CV a 8.000 rpm y 78 Nm a 7.000 vueltas eran suficientes para catapultar hasta los 220 km/h a esta Laverda RGS 1000.

Motos de ensueño a la venta: Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors

Todo ello ayudado por una posición de conducción más bien cómoda y una entrega de potencia más dosificable que en su antecesora, la Laverda Jota. Para ello la marca italiana aplico algunos cambios mecánicos, como por ejemplo el calado de su cigüeñal a 120º, en lugar de los 180º del modelo precedente.

También el optar por instalar silentblock en los anclajes del chasis donde quedaba instalado motor, con el fin de reducir las vibraciones. A lo largo de aquellas cuatro temporadas la marca despachó 2.500 unidades ofreciendo, además de la variante estándar, las versiones RGS Executive y RGS Corsa.

Motos de ensueño a la venta: Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors

Esta última se creó a petición de los importadores del Reino Unido, Three Cross Motorcycles, con una potencia declarada de 95 CV. Para lograr esta mejora en el rendimiento se instalaron pistones forjados de mayor compresión, válvulas de mayor diámetro y un sistema de escape mejorado.

Además, se montaron discos flotantes Brembo y pinzas Goldline. De esta edición limitada se estima que se fabricaron únicamente 200 ejemplares.

Motos de ensueño a la venta: Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors

Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors en detalle

Ahora hemos conocido gracias a los compañeros de Bike Urious el anuncio de venta de una Laverda RGS 1000 customizada por Murayama Motors, distribuidor oficial de la marca en Japón.

Un restomod en toda regla que no solamente logra mantener intactos los rasgos de identidad del modelo, sino que la mejora de manera sustancial en todos los aspectos. Para ello se han equipado elementos de primer nivel como por ejemplo:

  • Árbol de levas TT-F1
  • Sistema de encendido DMC
  • Carburador Keihin FCR
  • Silenciador de 3 piezas
  • Sistema de frenos Brembo
  • Suspensión Öhlins
  • Piezas varias fabricadas en CNC

Motos de ensueño a la venta: Laverda RGS 1000 de 1983 by Murayama Motors

Una verdadera joya en todos los aspectos por la que deberemos desembolsar 39.000 dólares, unos 37.000 euros, si queremos hacernos con ella ¿Cara, barata?… Todo es relativo en este mundo.

Si hablamos de objetividad no hace alta mencionar lo icónica y especial que es esta montura. Más información sobre esta icónica Laverda RGS 1000  pinchando aquí.

J. Rubio
J. Rubio
Llevo media vida a vueltas con las letras y finalmente terminé donde siempre quise hacerlo, escribiendo sobre motor. Amante de todo aquello que huela a “Old School”, disfruto cada segundo sabiendo la suerte que atesoro de ser un incurable Petrolhead.

Lo último

Lo más leído