Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

7 consejos básicos para trazar bien las curvas en moto

Seguridad, comodidad y diversión todo en uno
Fotos: Marcas / SMN
Lo más divertido de montar en moto es disfrutar de una carretera con curvas, moverse encima de la moto, acelerar, frenar... Pero hay maneras y maneras de hacerlo así que vamos a repasar los 7 consejos básicos para trazar bien las curvas.

Aprovechar el tiempo libre para salir a dar una vuelta en moto es algo que no tiene precio, al menos para muchos de nosotros. Una carretera, sus curvas y nosotros con nuestra compañera de aventuras, nada más. Pero hay maneras y maneras de afrontar las curvas para hacerlo bien y con seguridad, así que vamos a repasar los siete consejos básicos que harán de esa aventura algo placentero y divertido a la vez que minimizamos los riesgos.

Ve atento:

Siempre hay que ir un paso por delante de lo que podemos encontrarnos. Es por eso que siempre hay que mirar a lo lejos, anticiparnos a la situación, ver con antelación cómo es la curva y obrar en consecuencia.

Haz caso a las señales

Son nuestra guía especialmente en aquellas zonas que no conocemos. Hay que hacer caso a las velocidades máximas permitidas pero también a los paneles que hay en las curvas. Con un panel (en teoría) debemos bajar la velocidad entre 15 y 30 km/h, si son dos paneles entre 30 y 45 y si son tres más de 45 km/h. 

Llega con el trabajo hecho

El poder anticiparnos a lo que vaya a pasar nos debe llevar a llegar a la curva con todo el trabajo hecho, es decir: frenar lo necesario y reducir las marchas que sean precisas. Así, cuando comencemos a trazar la curva no realizaremos cambios de peso.

A la curva hay que llegar con todo el trabajo hecho

Ten en cuenta la situación

La misma curva no supondrá el mismo desafío en todos los momentos del día o del año. Aunque conozcas la carretera el agarre variará en función de las circunstancias. No será lo mismo en primavera que en invierno, de día que de noche o en seco que en mojado. Por tanto debes adaptar tu conducción a ello.

Busca la mejor trazada

No estamos hablando de que vayas rodilla al suelo ni mucho menos. Sino que aproveches en tu beneficio y en busca de la mayor seguridad posible para trazar la curva de la manera más amplia. Si te ciñes al interior todo el rato la curva será más cerrada y puedes exigir al neumático delantero más de lo que nos puede ofrecer. Lo ideal es ir del exterior al inicio al interior a mitad de la curva y de nuevo a la parte externa al acabar (siempre y cuando no sea una sucesión de curvas, donde habrá que tener en cuenta la siguiente). Eso sí, hablamos de aprovechar el carril pero no de línea a línea como se haría en pista, siempre hay que tener en cuenta que los márgenes en carretera pueden estar sucios y que en el interior en curvas a izquierdas nos podemos encontrar vehículos de frente que pueden ocupar parte de nuestro carril (camiones o autobuses).

A la hora de trazar y acelerar hay que tener en cuenta si tenemos otra curva justo después

Controla tu posición y tus movimientos

Dentro de la curva hay que ser muy suave, más si tenemos que movernos. Hay que tener en cuenta siempre que cada movimiento que hagamos nosotros va a repercutir en el comportamiento de la moto y puede llegar a desestabilizarla. 

Acelera con cuidado

Si hemos ido haciendo todo bien ya estamos a la salida de la curva y toca volver a acelerar. Realmente este proceso arranca de mitad de la curva en adelante y debe ser paulatino y suave. Por el efecto giroscópico, cuanto más aceleremos más tenderá a levantarse la moto, por lo que tampoco hay que precipitarse sino esperar al momento idóneo. 

Ahora que ya conoces los conceptos básicos solamente falta meterse en harina y comenzar a practicar con cuidado y de manera consciente para que todo te termine saliendo de manera natural.

Lo último

Lo más leído