Publicidad

Prueba Honda CB500F y CBR500R 2019: Sport elevado a A2

Fotos: Honda
Todos los usuarios de carnet A2 ya tienen disponibles la tercera generación de dos modelos de cilindrada media personales, atractivos y con una excelente relación calidad-precio. Siete años después de su lanzamiento, Honda sigue teniendo claro cómo hacer apetecibles dos modelos que no superan los 7.000 euros.

La gama Honda 500 “twin”, capitaneada por la CB500X, ha renovado sus principales integrantes para este 2019. El objetivo del equipo liderado por Yoshihiro Inoue se ha centrado en optimizar tres modelos universales, utilizables y competentes para que la experiencia a sus mandos sea plenamente satisfactoria, tanto para aquellos que saltan desde una 125 como para los que ya están “de vuelta” de otros modelos más potentes. La fórmula mágica pasa por fabricar en Tailandia con controles de calidad japoneses, motos sencillas y prácticas, completas y deportivas, utilizables y ¡muy deportivas!

El chasis de acero de la Honda CB500F 2019 es más rígido y ligero que el anterior

La Honda CB500F, presente en el catálogo Honda desde 2013 (restyling en 2016) es el segundo modelo más vendido del trío 500 en nuestro país (847 unidades matriculadas en 2018) y la tercera moto del panorama A2, una naked básica que comparte gran parte de las mejoras implementadas en el modelo trail. Las principales diferencias a nivel estético pasan por el frontal, las tapas laterales, el conjunto asiento-colín, un manillar más bajo y la llanta delantera de 17 pulgadas con neumáticos Michelin Road 5. El depósito de gasolina alberga 0,4 l. menos (17,1 l.) que el de la CB500X, pesa 8 kg menos (189 kg llena) que la trail y 2 kg menos que la anterior F (rebajando gramos en subchasis, plásticos, módulo ABS y batería principalmente).

También incorpora embrague asistido antirrebote, instrumentación LCD de herencia CB650R (incluye luz de sobrerrégimen), ABS, luces de emergencia en frenada, iluminación full-LED y llave con inmovilizador (HISS). Además, el propulsor bicilíndrico en paralelo 8 válvulas de 471 cc y 48 CV (la arquitectura es la mitad de un CBR600RR) recibe modificaciones internas (pistones, válvulas, airbox, electrónica, batería, escape, etc) y dispone de un mapa de inyección específico para ganar medios, al tiempo que consigue ser más utilizable y eficiente. El airbox es más grande, las entradas de aire se han optimizado, el escape se ha rediseñado y el chasis de acero también varía en rigidez y ligereza para ganar agilidad. Suspensiones con tarado específico (amortiguador trasero nuevo) y llantas de aluminio aligeradas completan el conjunto.

En el punto de mira de este competido segmento, rivales como las Hyosung GD250N EXIV, Yamaha MT-03, KTM 390 DUKE, Kawasaki Z400, Benelli BN 302, Husqvarna Vitpilen 401, BMW G310R o Zontes R310.

En marcha la CB500F es una moto que sorprende por la precisión de su comportamiento, acompañado de una agilidad y manejabilidad dignas de motos más pequeñas. La posición es cómoda, máxime apoyándote en un manillar ancho y sobre torretas elevadas, que facilita todos tus movimientos. Esa sensación de control que tienes en una moto tan contenida como esta, hace que tu nivel de disfrute y seguridad aumenten porque, en este caso, tú eres el que controla la moto al 100%. El tacto general es excelente, con un embrague ultrasuave, una caja de cambio bien escalonada y un motor que se siente vivo y reactivo a todas las insinuaciones del acelerador. El tarado de la suspensión es muy equilibrado, los frenos cumplen su función y el consumo nunca se resiente.

Instrumentación LCD de la Honda CB500F 2019

Honda CBR500R

La opción sport-touring, la Honda CBR500R, comparte plataforma con su hermana naked y mantiene las agresivas líneas ya vistas en la renovada CBR650R, con retoques en la carrocería que mejoran la aerodinámica. Ópticas tipo Fireblade además de nuevos semimanillares más bajos y estrechos (siempre por encima de la tija), tija superior diferente y una posición de conducción que carga más peso sobre el tren delantero son características específicas de la R. Chasis, motor y equipamiento son idénticos a la CB500F, pero con una entrega de potencia con más “chicha” en la zona alta del cuentarrevoluciones. El peso total del conjunto es de 192 kg (3 kg más que la CB500F), la distancia libre al suelo aumenta (13 cm en vez de 14,5 cm) respecto a la naked y calza neumáticos Dunlop Sportmax D222.

El competido Mundial de Supersport 300, una joven apuesta de Dorna con 2 temporadas disputadas en el marco del WSBK, aglutina a todas sus rivales, es decir, Yamaha YZF-R3, KTM RC 390 y Kawasaki Ninja 400, ampliando el segmento también a la Benelli BN 302 R y esperando la hipotética BMW G310RR.

A los mandos de la CBR500R el feeling general es casi idéntico al de su hermana desnuda si bien, gracias a los nuevos semimanillares, adoptas una posición mucho más deportiva que con la F, pero sin llegar a ser incómoda. Tiene “menos cuerpo” que una CBR650R, potencia la estrechez del conjunto y el buen centrado de masas. El sonido ha mejorado respecto al de la segunda generación y los bajos no son tan contundentes como en la F, si bien a partir de 7.000 rpm la potencia se deja notar. Si te gustan las estiradas y sentir que el motor “trabaja” a pleno rendimiento, esta es tu moto. En tramos de carretera revirados admites con total naturalidad un paso por curva rápido, cambios de dirección fáciles y transiciones que no descomponen la moto ni un milímetro. Sin duda, la CBR500R es una supersport lógica y capaz como pocas.

La Honda CBR500R 2019 cuesta 6.750 €

Valoración Final

Honda ha dado en el clavo con su nueva generación CB500, con dos facetas deportivas bien representadas en su F y R 3.0. Los usuarios con carnet A2 tienen en estas dos propuestas un conjunto muy fiable y atractivo, en la que no se ha dejado nada al azar y con unos precios contenidos que no descuidan la calidad. La naked es la medida ideal para los que quieren algo más que una Honda CB300R, pero sin llegar a las cifras de la CB650R.
La CB500F cuesta 6.200 € y está disponible en 4 colores (rojo, blanco, naranja y negro), mientras que la CBR500R asciende a 6.750 € (rojo, negro y blanco). Ambas cuentan con un buen surtido de accesorios opcionales para potenciar su agresiva estética o mejorar la capacidad de carga, tales como tapa de colín, caballete central, baúl trasero de 35 l., puños calefactables, toma de corriente de 12V, etc.).

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

VOGE SR1 ADV 125 2024

VOGE SR1 ADV 125 2024

A1 | 2.987 € | 141 kg | 11,6 CV
MITT 808 2024

MITT 808 2024

A2 | 8.295 € | 213 kg | 56 CV
MV Agusta Enduro Veloce 2024

MV Agusta Enduro Veloce 2024

A | N.D € | 224 Kg | 124 CV