Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Motos de ensueño a la venta: MV Agusta F4 750 Serie Oro con 0 kilómetros

Una pieza de museo al alcance de unos pocos
Fotos: Iconic Motorbikes
En ocasiones muy contadas surgen oportunidades en las que si tienes una economía saneada, puedes hacerte con joyas increíbles. Esta MV Agusta F4 750 Serie Oro del año 2000 y a estrenar es la muestra.

Aunque MV Agusta fue la gran dominadora de las categorías “grandes” del Mundial de Motociclismo en parte de los ’60 y ’70, y contaban con el honor de haber sido la última moto de cuatro tiempos en ganar el Mundial de 500 antes del dominio incontestable de las 2T. Pero tras la muerte del Conde Agusta, la cosa no fue bien para la marca italiana. Tanto fue así que hubo un tiempo en el que se dejaron de fabricar motos, y no fue hasta que Cagiva se hizo con ella y diez años más tarde la “resucitó”, que pudimos ver de vuelta el estilo del que siempre habían hecho gala. Regresaron en el año 2000 con una moto que ya es un mito, la impresionante F4.

Diseñada por Massimo Tamburini, la denominada como Serie Oro fue la primera de las F4 que salió al mercado y lo hizo rompiendo moldes. Su ya clásico escape trasero con cuatro salidas y sus líneas avanzadas a su tiempo ,eran parte de la esencia de la moto que mezclaba ese atrevimiento con los colores clásicos de la marca del conde. Solamente se fabricaron 300 unidades de esta serie tan especial, y es por eso que encontrarse una de ellas a la venta ya es todo un hito, aun más grande cuando descubrimos que está por estrenar.

A pesar del tiempo sigue siendo una moto espectacular

Hay que tener mucha fuerza de voluntad para no dejarse seducir por una máquina de tal belleza, con un basculante monobrazo y llantas de magnesio, ambos anodizados para dar el nombre a la serie, o con cantidades ingentes de carbono. No sólo todo el carenado, la silleta y el colín también son de carbono, al igual que lo es el depósito y cualquier parte de la moto que esté pintada. Todo ello contribuía a un peso final de menos de 180 kilos para un motor de 750 capaz de ofrecer 124 CV. Es cierto que a día de hoy pueden parecer cifras de potencia un poco justas, pero la realidad es que se trata de una máquina rápida y espectacular aunque nunca lo haya demostrado ni en pista ni en la calle.

En cuanto a esta unidad en sí (la 223 de 300), en la venta se incluye el caballete de fábrica, el maletín de MV, dos llaves, la documentación de garantía y el propio folleto de garantía. Además llama la atención el hecho de que cuenta todavía con los protectores del manillar y del amortiguador de dirección. Un pequeño guiño sobre su “virginalidad”. Eso sí, si quieres hacerte con ella deberás darte prisa y tener un buen puñado de dinero pues la subasta acaba en breve y ya ha superado la barrera de los 33.000 euros en el momento de escribir el artículo.

Lo último

Lo más leído