Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Prueba Bridgestone Battlax Hypersport S21 2016: casi de carreras

Fotos: Bridgestone
La firma japonesa sustituye su Battlax S20 EVO con un nuevo modelo de referencia en el segmento de neumáticos deportivos de calle de Bridgestone. El Circuito de Yas Marina fue el escenario elegido para su presentación internacional, un lugar donde el S21 dejó muy claro que se siente casi como un neumático de pista puro.

Bridgestone impulsa su gama deportiva de calle con la llegada del nuevo Battlax Hypersport S21, 4 años después del S20 y dos años después del S20 EVO. Más cerca del Bridgestone RS10 (mixto carretera-circuito), la firma nipona sabe que las nuevas monturas de calle del “club de los 200 CV” necesitan “zapatos” del mismo nivel tecnológico para disfrutar y aprovechar adecuadamente por carretera las prestaciones de estas máquinas. El Battlax Hypersport S21 es un ataque directo a rivales como el Michelin Power SuperSport Evo, el Pirelli Diablo Supercorsa SP, el Dunlop SportSmart 2 o el Metzeler Racetec RR.

El Bridgestone Battlax Hypersport S21 es un neumático radial de sílice de doble (neumático delantero) y triple (neumático trasero) compuesto cargado de conocidas tecnologías propias como la NanoPro-Tech/RC Polymer, la capa estabilizadora monoespiral MSBELT y el HTSPC. Las dos primeras reducen el calor producido durante la deformación del neumático controlando las interacciones moleculares de la goma, además de alargar la vida del mismo y optimizar su comportamiento en agua. La capa MSBELT se compone de un filamento único continuo de hilo especial que envuelve el neumático. Este diseño de una pieza elimina uniones y juntas, además de ser más ligero que las estructuras convencionales: más rigidez de rodadura, menor temperatura y más estabilidad. Por último, el HTSPC hace referencia al “canuto” de goma que integra 5 filamentos trenzados de acero en el cable de su cinturón monoespiral para garantizar una tensión uniforme y constante.

Bridgestone no se ha dormido en los laureles desde su retirada como suministrador oficial de neumáticos del Mundial de MotoGP y, además de todo lo mencionado, va más allá. Muchas de las mejoras incorporadas en el S21 se han conseguido utilizando el nuevo banco de pruebas indoor de Bridgestone: Ultimate Eye (U-EYE), siendo el primer neumático que se ha podido beneficiar de este sistema. U-EYE visualiza el comportamiento de contacto del neumático bajo diferentes condiciones y velocidades, analiza la distribución de la presión en la zona de contacto y ayuda a encontrar la combinación óptima del compuesto, diseño de la banda de rodadura, construcción y perfil.

El neumático delantero ha sido diseñado con un perfil exterior más pequeño para mejorar la manejabilidad y la precisión en las curvas sin perder la sensación de neutralidad. Todo ello sumado a una mayor rigidez del relleno del talón para optimizar la amortiguación y asegurar estabilidad.

Por su parte, el neumático trasero tiene un perfil exterior más grande que, combinado con la construcción optimizada del cinturón y la posición de los surcos, mejora la sensación en la parte de atrás y aumenta la estabilidad en las curvas. El menor deslizamiento en el área de contacto reduce el desgaste y mejora el kilometraje.

Gama de neumáticos para moto Bridgestone 2016 por segmentos

Tanto el neumático delantero como el trasero cuentan con un nuevo compuesto en el hombro, desarrollado a partir de la experiencia de Bridgestone a nivel molecular, que ofrece una mayor zona de micro-contacto para un mayor agarre, seguridad y velocidad en los giros, tanto en superficie mojada como seca.

Según Bridgestone, las pruebas realizadas comparando el S21 con el S20 EVO muestran una mayor estabilidad del nuevo modelo, permitiéndole mejorar la entrada en curva, manteniendo un trazado más definido y saliendo con más aceleración: el tiempo medio por vuelta se ha reducido en casi un 2% frente a su predecesor. En general, el S21 representa un paso hacia adelante en el comportamiento en seco, especialmente en la estabilidad en las curvas y en la conducción. Además, todas estas mejoras suponen un 36% adicional en kilometraje.

El Circuito de Yas Marina está enclavado en una instalación espectacular, con hotel incluído

Yas Marina

Los técnicos de Bridgestone están tan seguros del rendimiento de su nuevo producto de calle que el lugar de su presentación no podía ser más significativo. Una instalación faraónica de última generación con sólo 8 años de existencia en la Isla artificial Yas, pleno corazón de los Emiratos Árabes. Sus 5.5 km de longitud no tienen “el sabor” ni la historia de un trazado europeo, pero su excelente factura y dimensiones hacen que disfrutes como nunca y te sientas como una pequeña hormiga motorizada. Da por bueno bajar de 3 minutos por vuelta y evitando pisar la deslizante pintura blanca de los bordes de sus 21 curvas. Caerse allí no es lo ideal, pues las escapatorias son asfaltadas y hay algún que otro muro cercano: Yas Marina se concibió para disputar el Mundial de Fórmula 1. Por cierto, el hotel está justo encima del trazado, con un puerto marítimo pegado y el Parque Temático Ferrari justo detrás: surrealista.

Pilotos de la talla del australiano Josh Brookes (campeón del BSB 2015) o nuestro José Luis Cardoso se preocuparon de aconsejarnos en todo momento, guiarnos por la trazada ideal y, también, de quitar la película de parafina de nuestras gomas minutos antes de salir a última hora de la tarde-noche (la alta temperatura de la zona así lo aconsejaba) con una presión de 2.3/2.2 kg bajo la luz de los focos de Yas Marina. José Luis me comentó que ya llevaba 1.000 km con sus S21 y ¡todavía no los había cambiado porque no habían dado síntomas de fatiga!

Más de una treintena de motos invadieron el pit lane: Yamaha YZF-R1/M/R6, BMW S1000RR/R, Ducati 1299/959 Panigale, Kawasaki Ninja ZX-10R/ZX-6R, Honda CBR1000RR SP, Suzuki GSX-R1000/600 y Triumph Daytona 675R. Todas mis tandas las distribuí con tres monturas de diferente talante y carácter: Yamaha YZF-R1M, BMW S1000RR y Ducati 1299 Panigale. He de reconocer que la Yamaha R1M es la niña de mis ojos. Si la versión estándar ya me cautivó, la “M” roza la perfección. La S1000RR corre más, pero la japonesa es la superbike más fácil de conducir que he llevado nunca. Además, el funcionamiento de su suspensión electrónica semi-activa Öhlins es superior al de la moto alemana. Por su parte, la Panigale con suspensión “analógica” y motor bicilíndrico son un claro ejemplo de carácter, personalidad y rigidez, una montura dura, rápida y temperamental a partes iguales.

Bridgestone Battlax Hypersport S21 trasero en una Kawasaki ZX-10R 2016

Ante semejantes cartas de presentación, el Bridgestone Battlax Hypersport S21 lo tenía difícil pero cumplió con creces. Tras una vuelta ya están lo suficientemente calientes como para rozar con tu deslizadera en cada curva. La agilidad en los cambios de dirección es sorprendente, muy rápido y sin la sensación de “caerse” que tienen algunos neumáticos puros de competición. Transiciones rápidas, buena estabilidad en curvas de radio medio y nada de derrapes involuntarios. A medida que se sucedían las vueltas con la Yamaha me daba la sensación de que estaba pilotando una supersport en lugar de una superbike vestida de carbono con 200 CV.

Otro aspecto que me llamó la atención fue que en Yas Marina, un trazado “on-off” con dos rectas en las que ves los 280 km/h en el display segundos antes de tirar de la maneta derecha “como si no hubiera un mañana” para afrontar chicanes o enlazadas de 2ª velocidad, el S21 delantero aguanta la presión de la salvaje deceleración en frenada sin rechistar. El manillar no se mueve, ni vibra y da confianza, aunque no lleves una moto sin suspensión electrónica: ¡fantástico!

A medida que se sucedieron las vueltas y cogí confianza con el circuito, algo que ya sucedía con los neumáticos desde la primera vuelta, terminé cogiéndole el gusto a eso de sacar chispas con la estribera izquierda (mi lado bueno) de la Panigale sin llegar a encontrar el límite de inclinación de los S21. ¿De verdad son unos neumáticos de calle?

Muchas de las mejoras incorporadas en el Bridgestone Battlax Hypersport S21 se han conseguido utilizando el nuevo banco de pruebas indoor de Bridgestone: Ultimate Eye (U-EYE)

Medidas y precios

Delantero:

110/70 ZR17 M/C (54W): 127 € 120/60 ZR17 M/C (55W): 131 € 120/70 ZR17 M/C (58W): 142 € 130/70 ZR16 M/C (61W): 155 €

Trasero:

150/60 ZR17 M/C (66W): 160,50 € 160/60 ZR17 M/C (69W): 175,50 € 180/55 ZR17 M/C (73W): 189 € 190/50 ZR17 M/C (73W): 198 € 190/55 ZR17 M/C (75W): 202,50 € 200/55 ZR17 M/C (78W): 212,50 €

Lo más leído