Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

La Xiaomi Mi HIMO T1 ni es Xiaomi, ni es bici ni tampoco costará 399 euros

Fotos: Xiaomi
En los últimos días, las redes dieron un vuelco con el anuncio de que Xiaomi vendería una bicicleta por menos de 400 euros. Pero la realidad a veces supera a la ficción y si nos paramos a analizar detenidamente qué es lo que nos ofrece el gigante chino... pues ciertamente no se parece en nada a lo que se ha dicho.

La Xiaomi Mi HIMO T1 es una bici eléctrica de 120 km de autonomía por 399 euros. Así rezaban algunos de los titulares que hemos podido ver en los medios a finales de la semana pasada. Lo cierto es que sobre el papel, es cuanto menos llamativo pues una bicicleta por el precio que cuesta un patinete eléctrico y encima con una apariencia robusta como se ve en las fotos, supondría toda una revolución en cuanto a movilidad urbana.

Sin embargo, una vez que analizamos las características, nos damos cuenta que no es oro todo lo que reluce y en realidad aunque todo lo que se ha dicho es cierto, no lo es cuando se aplican las normas establecidas en nuestro país. Y de repente la bicicleta pasa a ser considerada una moto eléctrica y, por lo tanto, necesita permiso para poder conducirse. Y matrícula. Y seguro. Y entonces el precio ya no será ese… y se acabó el chollo.

A groso modo, la La Xiaomi Mi HIMO T1 ofrece las siguientes características:

  • Motor eléctrico de 350 W
  • Pedales
  • Velocidad máxima de 65 km/h
  • Batería de 14 Ah para 60 km con posibilidad de montar una segunda batería idéntica
  • Faro delantero, trasero e intermitentes
  • Display digital
  • Modos de conducción eléctrico, con asistencia al pedaleo o sólo pedales
  • Frenos de disco
  • 53 kg de peso

La Xiaomi Mi HIMO T1 es un ciclomotor, no una bicicleta

Si analizamos lo que dice el BOE sobre qué hay que tener en cuenta para que un vehículo sea considerado una bicicleta eléctrica, debemos tener en cuenta cinco puntos básicos:

  • No puede superar los 25 km/h y contar con frenos para detenerse a la velocidad máxima (lo cumple)
  • El motor sólo puede funcionar como asistente al pedaleo (no lo cumple ya que tiene un modo únicamente eléctrico que funciona si dar a los pedales)
  • No puede superar los 40 kg de peso (no lo cumple, pesa 53 kg)
  • El motor no superará los 250 W (no lo cumple ya que su potencia es de 350 W)
  • Deberá llevar dos frenos, timbre, catadióptricos y luces de posición (lo cumple)

Extraemos por lo tanto que la Xiaomi Mi HIMO T1 es un ciclomotor de los de toda la vida, como el Vespino, que llevaba pedales pero ciertamente era casi imposible usarlos debido al elevado peso del vehículo.

Xiaomi Mi HIMO T1 - lateral

Siendo así, necesitamos matricularla como una motocicleta eléctrica y estar en posesión del permiso AM y, además, tener un seguro para poder circular por la calle/carretera.

Otro punto importante que tampoco mencionaban los medios es que el fabricante no es Xiaomi sino que la ha desarrollado HIMO después de una campaña de crowfounding en la que alcanzaron el presupuesto necesario para poder fabricarla. Xiaomi únicamente se dedica a distribuirla, como hace con otros productos.

Al tratarse de un ciclomotor eléctrico, una velocidad de 25 km/h sería escasa aunque no sería complicado elevarla al límite legal, 45 km/h, pero entonces necesitaría un motor más potente (podría eliminar los pedales) y la autonomía se resentiría.

Xiaomi Mi HIMO T1

El último punto a analizar es el precio. 399 euros sería un auténtico chollo para un ciclomotor (o algo más en caso de necesitar más potencia y velocidad punta). Pero este precio está calculado para vender directamente en China y cuando comparamos precios de otros vehículos, vemos que entonces el precio sería ciertamente más elevado.

Por poner un ejemplo, la nueva HIMO C20 cuesta en China poco más de 200 euros pero en España se vende por casi 700 €. Y al ser menos voluminosa y ligera, su transporte es más barato.

Aplicando una sencilla regla de tres observamos como la Xiaomi Mi HIMO T1 fácilmente se podría ir hasta los 1200 – 1300 euros, y habría que añadir los correspondientes impuestos de matriculación y derivados. De esta forma ya nos aproximaríamos al precio de algunos ciclomotores eléctricos que ya existen en el mercado.

Y es que como se decía hace años, nadie da duros a cuatro pesetas.

Lo último

Lo más leído