Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

La solución a los problemas de carga eléctrica: la carretera que recarga la batería

Ya hay una pista de pruebas en Italia
Fotos: Stellantis
Uno de los mayores desafíos que se plantean hoy en día sobre la implantación masiva de los vehículos eléctricos es facilitar y hacer posible una recarga rápida, pero nadie dijo que no se pudiera hacer en marcha. ¿Es una revolución?

Las estimaciones actuales sobre la capacidad para recargar una gran flota de vehículos eléctricas no son buenas. Aunque hay empresas que están invirtiendo en ello y las normativas y directrices van por ese camino, la realidad es que todavía no se ha dado con la solución definitiva. En cualquier caso el desafío de la carga se divide en varios aspectos que van desde la capacidad de generación eléctrica hasta la manera en la que la carga llega a la batería y el tiempo que conlleva. Actualmente las cargas rápidas no están muy extendidas y esto hace que las cargas sean lentas por lo que un vehículo recargando ocupa el punto de carga durante mucho tiempo y esto no es compatible con el ritmo de vida actual. 

Pero la gran ventaja de los vehículos eléctricos es que, a diferencia de los de gasolina, no tienen por qué estar parados para realizar la carga. Esa es la premisa que ha puesto en marcha el conglomerado de empresas Stellantis. Puede que de entrada el nombre no te diga mucho, pero se trata de un grupo empresarial de automoción muy potente que engloba a: Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Maserati y Abarth de FCA Italy, Jeep, Chrysler, Dodge y RAM de FCA US, y Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall del Groupe PSA. Detrás de esta fusión de empresas, que tuvo lugar en 2021, hay varios fondos de acciones y da empleo a más de 400.000 personas en todo el planeta por lo que no estamos hablando de una pequeña “startup” con buenas intenciones y buenas ideas sino de un grupo empresarial  que busca resultados económicos.

La pista ya está en pruebas y parece que con buenos resultados

Lo que pretende y ya está probando Stellantis en su pista de pruebas, situada entre Brescia y Milán, en Italia puede cambiar el concepto que tenemos sobre los vehículos eléctricos. Se trata de un circuito de poco más de un kilómetro, 1.050 metros para ser exactos que tiene una gran particularidad y es que su asfalto incluye una curiosa franja negra en el centro. Esto, que podría pasar a simple vista como un parche es, en realidad, un elemento que, como decíamos, puede llegar a revolucionar el desarrollo y la implantación de del vehículo eléctrico. Justo debajo de esa franja negra se encuentra el sistema DWPT (Dynamic Wireless Power Transfer) que se encarga de transmitir carga eléctrica a los vehículos que circulan por ella.

El sistema es, a grandes rasgos y simplificando casi al absurdo, el mismo que usan los cargadores de teléfonos inalámbricos que cualquiera podemos tener en casa. No hace falta una conexión directa mediante un cable para transmitir la electricidad desde la red hasta el vehículo. Debajo del asfalto unos bucles de cable, en este caso con una una potencia eléctrica de toda la red de 1 MW, se encargan de transmitir la electricidad hasta los vehículos. Eso sí, para que este sistema sea operativo no vale con tener un vehículo eléctrico y pasar por encima sino que habrá que tener instalado el dispositivo que permita la carga en marcha y sin contacto.

Por el momento las pruebas están siendo un éxito según han hecho público y se están llevando a cabo con un pequeño utilitario y con un autobús. Por el momento no hay prueba hecha con motos y puede que llevarlo a este terreno sea algo más complicado llevarlo a la práctica. Al fin y al cabo los cables están en el centro del carril y coche y autobús pasan sus ruedas a cada lado pero la moto tendría que pasar justo por encima y mantenerse siempre en ese punto. Además faltan detalles por conocer sobre el funcionamiento del sistema en sí de cara al usuario (cómo pagarlo, decidir si se quiere activar o no la carga…) Lo que no cabe duda es que es un gran paso adelante que podría hacer prescindible o menos importante la instalación de los puntos de carga necesarios. 

Lo último

Lo más leído