Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Cómo pasar la ITV a la primera con la moto

Evita los errores más habituales
Fotos: SMN
Pasar la ITV de manera periódica es algo obligatorio para las motos. Como sabes, la primera revisión es a los cuatro años y, posteriormente, cada dos. Te contamos cómo hacer para que no tengas ningún problema.

Pasar la ITV es uno de esos “desafíos” a los que hay que enfrentarse de manera habitual y periódica, a no ser que seas de los afortunados que estrenan moto antes de que la anterior tenga que someterse a las pruebas. Como bien sabes el motivo de afrontar las inspecciones técnicas de manera periódica obedece a cuestiones de seguridad y, aunque en las motos los accidentes no obedecen en un porcentaje significativo a problemas mecánicos sabemos que en otros vehículos sí. La cuestión no es si estamos o no de acuerdo con la ITV en su configuración actual o no, sino en cómo superarla a la primera con nuestra moto. Es por ello que hay que tener claro qué puntos deben ir en perfectas condiciones para lograrlo.

Neumáticos

Vamos a empezar por el principal elemento de seguridad que debes llevar en perfectas condiciones: los neumáticos. Ya no es que llevar los neumáticos deteriorados, desgastados o en malas condiciones supongan una inspección con resultado desfavorable, es que nuestra seguridad circulando está en ellos. Recuerda que deben tener su dibujo en condiciones, no presentar grietas ni desgastes excesivos y deben estar homologados para circular en la calle.

Alumbrado

Ver y ser vistos es extremadamente importante cuando vamos en la moto y también, según las estadísticas, es uno de los fallos que más cometemos ya que muchas ITV son desfavorables por el alumbrado deficiente. Antes de ir (y también de manera frecuente) revisa que funcionan todas las luces de tu moto desde los faros al portamatrículas pasando por los intermitentes. Además, ysegún nos han contado en varias estaciones de ITV, la Guardia Civil está bastante sensibilizada a la hora de multar con los fallos en luces pero, especialmente, con la encargada de alumbrar la matrícula. Y ya no por la multa, es que las luces es lo único que nos hace visibles de noche.

La moto tiene que estar en perfectas condiciones para asegurarnos el éxito

Frenos

Ni que decir tiene que es otro apartado fundamental en seguridad, pero además es otro de los puntos que pueden darnos algún problema. Lleva el sistema de frenado en condiciones, con todas las piezas homologadas (ojo a los latiguillos) y revisa que no haya fugas ni un desgaste excesivo en las pastillas.

Escape

Poco hace falta decir en este sentido. Es uno de los grandes talones de Aquiles de las motos, y es que el ruido es algo que vigilan especialmente. El escape, si es de serie, tiene que estar en perfectas condiciones con sus fibras a pleno rendimiento. Lo mismo pasa si lo has sustituido, en ese caso van a intentar buscarte las cosquillas, así que procura tener todo en regla (papeles de homologación) para evitar problemas tanto de ruidos como de humos.

Fugas

Si tienes una fuga en la moto y esperas a ir a la ITV para solucionarlo mal vamos. Aun así, vigila que no haya rezumes por las zonas de las juntas del cárter ni en el tapón de aceite. Revisa también que las suspensiones estén impolutas y los retenes hagan perfectamente su función.

Desperfectos

Si la moto tiene desperfectos exteriores y estos son considerados peligrosos para la seguridad puede que también veas como la inspección es declarada desfavorable. Llevar todo en orden también en este sentido (manetas, carenados, estriberas…) es fundamental.

Además, antes de ir a la ITV un último consejo, intenta no llegar con la moto fría para evitar tener problemas de humos especialmente si tu moto es ya veterana.

Lo último

Lo más leído