Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Yamaha X-MAX 125 2018: herencia de familia

Fotos: Yamaha
Yamaha actualiza el único scooter de su familia X-Max que no había sido actualizado. Así, el 125 comparte diseño y enfoque con los X-Max 300 y X-Max 400 con el objetivo de potenciar su estatus premium sin perder deportividad en uso 100% urbano. Estará a la venta en octubre por 4.799 € en cuatro colores.

Con unas ventas totales de más de 140.000 unidades desde su lanzamiento en 2006, el X-MAX 125 siempre ha sido la alternativa más deportiva del mercado en lo que a scooters conducibles con carnet de coche se refiere. El escalón de acceso a la familia MAX siempre ha estado cargado de estilo, diseño y tecnología, algo que se potencia más que nunca en la cuarta generación del modelo, que ya estará presente en los concesionarios para el último trimestre de este año.

El nuevo X-MAX 125 pretende ser un scooter elegante, cómodo y económico para el día a día. Sus nuevos puntos fuertes pasan por la incorporación de control de tracción, iluminación LED, encendido mediante llave de proximidad, asiento con respaldo para el conductor, parabrisas regulable en altura manualmente, instrumentación con pantalla LCD y toma de corriente de 12V en la guantera izquierda.

Por otro lado, la capacidad de carga es una de las mejores de su categoría, siendo posible almacenar dos cascos integrales en el hueco bajo el asiento, incluyendo una luz interior. Las llantas son de 15/14 pulgadas respectivamente, igual que en el Yamaha X-MAX 300, asegurando un buen compromiso entre estabilidad y agilidad. En el corazón de este scooter deportivo hay un motor monocilíndrico SOHC refrigerado por agua de 125 cc y 4 tiempos Euro 4 con 14 CV a 8.750 rpm, lo que convierte al nuevo X-MAX 125 en un scooter muy versátil con mayor aceleración y menor consumo (Yamaha declara 2,7 l./100 km) que la generación preferente.

El PVP del X-MAX 125 será de 4.799 € y estará disponible en color rojo, azul, gris oscuro y gris claro.

Lo último

Lo más leído