Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Vins Duecinquanta: 2 tiempos, 80 cv y 85 kilos de belleza italiana

Fotos: Vins Motors
Dicen que los dos tiempos están muertos. O no porque como hemos visto hace algunos meses, KTM está dispuesta a revivirlos al menos en su gama off road. Pero también pequeños fabricantes siguen encandilados de los motores de agujeros, como la Vins Duecinquanta vista en el EICMA.

A la gente de Vins Motors ya los conocemos desde hace algunos años. Allá por 2015 ya estuvieron en Milán mostrando lo que eran las primeras pinceladas de su proyecto basado en una moto deportiva de dos tiempos con cilindradas de 100 cc y 250 cc. Sobre la primera ya dieron algunos datos interesantes en su momento, como que el motor era un V-Twin formado por dos cilindros de 50 cc y soluciones técnicas muy innovadoras como un chasis autoportante en fibra de carbono, una dinámica de fluidos muy directa, etc.

Para aquellos que no los conozca, Vins Motors nace a partir de las ideas de cinco ex-ingenieros del equipo de Ferrari de Fórmula 1. Es por ello que entendemos que mucha de la tecnología aplicada, como ese chasis de fibra de carbono, proviene directamente del mundo de la competición que ellos conocen.

Vins Duecinquanta trasera

Para este pasado Salón de Milán acudieron con la Vins Duecinquanta, que no deja de ser la versión grande de la que ya conocíamos, utilizando para ello las mismas líneas maestras del diseño, esculpido como no podría ser de otra forma en el túnel del viento.

El chasis, la carrocería y las llantas están fabricadas en fibra de carbono, adoptando para la parte de ciclo soluciones alternativas como una suspensión delantera de doble triángulo superpuesto (concepto similar al Telelever usado en las BMW) mientras que detrás utiliza un diseño que ubica el amortiguador en una posición horizontal transversal.

Vins Duecinquanta suspensión

Esta solución hace que la suspensión trasera funcione como un acordeón, transmitiendo los esfuerzos mediante bieletas. Esta suspensión la vimos por primera vez hace muchos años en la Yamaha OW61 de 500 y posteriormente en la Drysdale V8, pero esta vez debajo del basculante.

En el interior late un bicilíndrico en V de 244 cc que es capaz de desarrollar 80 cv. Pero comentan que ajustando la inyección podría llegar a dar un máximo de 90 cv en pista. Existe también una versión pensada para calle y que, presumiblemente, pasaría las normas de anticontaminación Euro 4, aunque no han especificado cuales serían sus prestaciones.

Vins Duecinquanta, fluídos

El trabajo para fabricar unas líneas lo más aerodinámicas posibles ha sido grande, lo que permite que además de alcanzar una velocidad punta teórica de 240 km/h, la refrigeración y sobre todo el aire fresco al motor entre lo más directo posible a través de la toma situada a la altura de los faros (de clara inspiración Buell 1125R). Para ello, el radiador se sitúa sobre el motor y alojado bajo el falso depósito. Mientras el aire caliente circula por la parte superior recogiendo todo el calor desprendido de la refrigeración y el propio propulsor, por debajo entra fresco a las toberas de admisión.

Vins ha anunciado que su Duecinquanta estará disponible en 2020 en algunos países como Italia o Gran Bretaña, además de dos versiones: una strada para carretera y otra con el apellido competizione, más potente y ligera (103 kg).

Podéis profundizar un poco más sobre el trabajo de la Vins Duecinquanta en la página web de Vins Motors.

Lo último

Lo más leído