Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

El casco de moto transparente y calefactable de los años 50

¿Peligroso o increíble?
Fotos: SMN
El inventor del siguiente casco de moto, una de dos, o era un genio o un absoluto irresponsable. En 1957 se presentaba en sociedad el Thermoscaphe, un curioso casco de moto transparente cuya mayor contribución era ¡que estaba calefactado! Eso sí, la seguridad ya es otra cuestión.

Imagina que te caes con tu moto y el casco que llevas es una especie de escafandra completamente transparente hecha a base de metacrilato o plexiglás. No, la cosa no puede acabar bien. Pues, aunque no te lo creas, este invento existió y se presentó hace más de 60 años… ¿Llegó a construirse en serie (o en serio)? El Thermoscaphe, nombre que viene de unir termo y batiscafo, en realidad era un casco multiusos con el que los fríos inviernos pasarían a la historia. Y es que, de todos es sabido, que el calor se va por la cabeza así que el inventor de este artilugio decidió que ya era hora de ponerle fin.

El Thermoscaphe funcionaba de manera muy ‘sencilla’. La escafandra se colocaba sobre los hombros del conejillo de indias y dejaba una visión panorámica casi total. Con la única excepción del mecanismo que aportaba calor en el interior de este engendro: un calefactor hecho a base de un quemador de alcohol (lo tenías que encender con un mechero o una cerilla), cuyo calor llegaba al interior de este casco de moto transparente gracias a un ventilador accionado por un par de baterías. Si ya caernos con un casco totalmente hecho de plexiglás nos parecía peligroso, no nos imaginamos que podría pasar si la combustión fuera defectuosa y los efluvios del alcohol llegaran dentro. O peor aún, que hubiera un incendio en el Thermoscaphe. La cosa se iba a poner calentita de veras.

Pero antes de que te lleves las manos a la cabeza (o al casco) hay que recordar que en la época que fue inventado el Thermoscaphe llevar casco en la moto era algo opcional. En España, de hecho, el casco de moto no fue obligatorio para todos los motoristas hasta el 1 de septiembre de 1992. Eran otros tiempos, sin duda. Y es que el casco obligatorio es uno de los grandes avances en materia de seguridad para los motoristas.

También hay que decir que este casco transparente no estaba concebido realmente para su uso exclusivo en moto, sino en general para el día a día. Los vídeos que muestran como funcionaba el Thermoscaphe están extraídos del archivo del INA, el Instituto Nacional Audiovisual de Francia, con el que podemos vislumbrar como era el mundo hace más de 60 años y descubrir el funcionamiento de este casco de moto transparente tan peculiar y calentito por las calles de Londres. Y, por si te quedas más tranquilo, nunca pasó de la fase de prototipo. Mejor así.

Lo último

Lo más leído