Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Un kart, un motor de una Ducati, ingenio y nada de miedo: todo lo que necesitas para ir rápido

Tanta potencia que hasta hace caballitos
Los karts pueden ser tremendamente divertidos o tremendamente sobrecogedores. Si le pones un motor de una Ducati es probable que sea lo segundo…

Si te gusta la velocidad, te gustan los karts. La sensación de ir a ras de suelo hace que la percepción de velocidad sea mayor, y aunque sea de alquiler y vayas a 60 kilómetros por hora, vas a disfrutarlo. Luego están los karts de competición, que van un paso más lejos y que se van complicando mecánicamente hasta ser bestias con las que necesitas preparación física, además de bastante dinero, para poder ir rápido de verdad. Y luego están las preparaciones, como la que vemos en este kart con motor de una Ducati.

Nos trasladamos hasta los Estados Unidos donde los amigos de CardsandCameras han creado un kart con el motor de una Ducati 900, presumiblemente una Monster, que da bastante miedo. Hay que decir que para poder crear esta máquina, que si procede de la Monster 900 ofrece unos 73 CV y que era capaz de propulsar a la moto a los 190 km/h, han tenido que trabajar de lo lindo.

En primera persona el caballito asusta

¿Es demasiado montar el motor de una Ducati a un kart?

No es, lógicamente, un motor tan salvaje como el kart al que decidieron poner un motor potenciado de Suzuki Hayabusa que daba 400 CV, pero hay que reconocer que también tiene su miga. Y tiene su miga porque es bastante más artesanal, el motor se sitúa en el lateral del kart al estilo que estamos acostumbrados y, además, el motor de una Ducati Monster 900 es capaces de retorcer todos los tubos con el par motor que tienen.

Ahora bien, ¿dónde puedes probar este aparato? Pues en una pista de carreras de aceleración y dentro de un evento, que puedes disfrutar en el vídeo, donde ves las más pintorescas minimotos acelerando y con una potencia que está lejos de lo que podrías esperar de un pequeño “cacharro” artesanal.

Así que llegado el momento puedes deleitarte con la capacidad del kart, aunque lo mismo te decepciona un poco. Y es que tener todo el peso en la parte trasera del kart (incluido el piloto), el agarre de los neumáticos a la pista, el par motor del motor de una Ducati y las ganas de salir disparado lo más rápido posible, son una combinación que lo que hace es que el kart haga un caballito.

Sí, en lugar de salir disparado adelante o patinar las ruedas traseras, este kart hace caballitos. Eso sí, después del inicio casi catastrófico, hay que reconocer que el invento funciona, es rápido y hasta parece divertido. ¿Te montarías en él?

David Robledo
David Robledo
La pasión por las motos me viene desde la cuna. En casa la afición de la moto de mis padres, especialmente mi padre, nos hizo vibrar cada domingo y viajar a las carreras. Así que el momento de flirtear con las carreras llegó y durante un tiempo jugué a eso de ser piloto (en motocross, que no había dinero para más). Colgadas las botas y el casco llegó el paso natural, seguir en las carreras al otro lado del muro y en eso llevo desde 2007 trabajando con equipos y pilotos primero y como parte de Soymotero.net desde unos años después. ¡Siempre full gas!

Lo último

Lo más leído