Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Cuánto puedes cobrar de indemnización por accidente de moto

Al final se cuentan los daños, secuelas y tiempo de recuperación
Fotos: SMN
SMN
Nunca es agradable sufrir un accidente, pero además de recuperar nuestra moto reparada podemos recibir una indemnización por los daños sufridos y eventuales secuelas, además de las posibles pérdidas por no estar activos.

Cuando vamos en moto somos, como los peatones o ciclistas, más vulnerables que el resto de vehículos. Nunca es agradable ser víctima de un accidente o que alguien provoque nuestra caída, y si ocurre además del disgusto y la pérdida de tiempo podemos sufrir daños de varios tipos: físicos (lesiones) y también económicos (equipamiento, etc). Revisamos en un anterior artículo lo que se puede hacer y qué podremos reclamar, para lo que es ideal contar con la ayuda de un gestor como CONFÍA. Veamos cuánto podemos cobrar y en qué conceptos.

La ley recoge que las indemnizaciones por accidente de tráfico se componen de tres bloques principales: el primero de ellos sería el periodo de tratamiento, de forma que se indemniza una cantidad por cada día que el lesionado se esté recuperando y esté en tratamiento médico por sus lesiones. La cantidad varía en función del impedimento que suponga para la vida diaria. Este tratamiento médico puede terminar por curación de las lesiones o con secuelas, de forma que éstas serían el segundo bloque de la indemnización, las cuales se calculan según su gravedad por un complejo sistema de puntos recogido en la ley.

El tercer bloque que compondría la indemnización sería el perjuicio económico sufrido a causa del accidente. Aquí se abonan tanto daños materiales (rotura de móvil, gafas, ropa, etcétera) como gastos (médicos, farmacia, desplazamientos, etc.). También te pagarían por lo que la ley denomina como “lucro cesante”, esto es, una ganancia por el trabajo personal dejada de percibir por causa del accidente (por ejemplo, una disminución de salario en nómina durante el periodo de baja laboral).

Estos son los tres conceptos principales que la ley desglosa para componer la indemnización final, sin perjuicio de que existen numerosos matices y conceptos a valorar en cada caso particular.

Lo último

Lo más leído