[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

La familia Dunlop: entre el dolor y la gloria

Publicidad
La familia de pilotos más laureada de las carreras urbanas vuelve a estar de luto. Nadie ha obtenido más victorias que los Dunlop pero nadie ha sufrido como ellos la cara más amarga de las road races. William siguió los pasos de su padre y su tío hasta el final de sus consecuencias, sin pensar jamás en la retirada. ¿Mereció la pena?

El piloto de Yamaha William Dunlop ha sido la última víctima en una carrera urbana de motos, algo habitual excepto porque es miembro de la familia Dunlop. Los de Ballymoney llevan la competición en las venas y para ellos es una cuestión de honor y tradición casi imposible de romper. Una vez más la tragedia se ha cebado sobre ellos y ya sólo queda en activo su hermano Michael, que está llamado a romper todos los récord de su tío al acumular 18 victorias en el TT en sólo 12 temporadas.

Su tío Joey comenzó a correr en la década de los ’70 junto a su hermano Jim, amigos de Mervyn Robinson y Frank Kennedy. Todos ellos fallecieron en diversos accidentes, excepto el bueno de Jim que supo retirarse a tiempo. El legendario Joey, recordman del Tourist Trophy de la Isla de Man con 26 triunfos y pentacampeón del mundo de FTT1, falleció un 2 de julio de 2000 cuando disputaba la carrera Pirita-Kose-Kloostrimetsa (Tallin, Estonia) en la categoría de 125 cc. Ya había ganado con la 600 y la 750, pero desgraciadamente perdió el control de su moto y se estrelló contra los árboles del bosque que rodeaba la pista. Apenas un mes antes, había logrado un nuevo triplete en el TT de la Isla de Man a sus 48 años.

Robert, Michael y William Dunlop

Robert Dunlop, padre de William, tuvo un ‘primer aviso’ tras un gravísimo accidente en la carrera de la categoría F1 del TT de 1994 producido por la rotura de la llanta trasera de su RC45 tras la zona de Ballaugh Bridge. Tras una ardua recuperación siguió compitiendo en las categorías pequeñas hasta la North West 200 de 2008. El 15 de mayo perdía la vida en los entrenamientos de 250 cc a gripar su Honda y ser arrollado por otro piloto. Es el segundo piloto más laureado de la historia en esa carrera.

Ahora ha sido William, con 32 años, el que ha marcado la tragedia en casa. Una de las habituales pruebas norirlandesas, la Skerries 100, ha sido el escenario de su muerte el pasado sábado tras un accidente en el tramo de Sam’s Tunnel. En el TT atesoraba 6 podios desde su primer participación en el TT y 7 victorias en el Ulster GP. Era un habitual de las carreras urbanas irlandesas, donde acumulaba más de 100 triunfos.

Lo último

Lo más leído