Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

El Yoshimura SERT Motul se hace con la 45ª edición de las 24 horas de Le Mans

El equipo de Suzuki revalida su cetro de la temporada pasada en la pista francesa
Fotos: fimewc
El equipo japonés de resistencia Yoshimura SERT Motul se hacía este pasado fin de semana con una nueva victoria en las 24 horas de Le Mans, repitiendo triunfo como ya ocurriría en la pasada edición. De este modo Suzuki se posiciona junto a Kawasaki, como la marca con más triunfos dentro de esta disciplina.

El Yoshimura SERT Motul, con los pilotos Gregg Black, Sylvain Guintoli y Xavier Siméon a los mandos de la Suzuki GSX-R1000R, volvían a hacerse con la victoria en la prestigiosa prueba de las 24 horas de Le Mans. El YART – Yamaha Official Team EWC tuvo que conformarse con la segunda posición, a pesar de que los pilotos Niccolò Canepa, Marvin Fritz y Karel Hanika hicieron lo indecible para arrebatarle el triunfo al vigente campeón, aunque nuevamente no pudo ser.

Nuevamente el trabajo de Suzuki dio sus frutos, y a pesar de pasar por algunos apuros, como quedarse sin gasolina tras el coche de seguridad, demostraron que el Yoshimura SERT Motul está a otro nivel y lo sigue demostrando. Su director de equipo Yohei Kato se expresaba así tras la victoria: “El año pasado ganamos las 24 Horas Motos y el Bol d’Or y este año tenemos tres carreras de 24 horas. Desarrollamos la moto y hacemos que nuestro equipo trabaje concentrado las 24 horas, por lo que para lograr esta victoria estoy muy satisfecho con nuestro equipo, nuestra moto y nuestros pilotos”.

El YART por su parte arrancaba en la primera matinal con muy buenas sensaciones, logrando incluso hasta hacerse con la pole. Karel Hanika establecía un nuevo récord en el circuito galo y se confirmaban como los más rápidos a una vuelta por tercer año consecutivo. Pero un problema en la salida, donde su Yamaha YZF-R1 no logró arrancar, los hizo remar a contracorriente el resto del fin de semana, pudiendo considerar esta segunda posición todo un logro tras los problemas acaecidos en el inicio.

Tras ellos era otra japonesa la que completaba el podio de la prueba del EWC, la Honda CBR1000 RR-R del equipo francés FCC TSR Honda France, vencedores en la temporada 2020 y donde sus pilotos Mike Di Meglio, Josh Hook y Gino Rea lograron liderar la prueba durante el primer tercio de la carrera. Después llegaron los problemas mecánicos en el selector del cambio y escape, e incluso una caída de Rea el domingo por la mañana que los desplazó hasta la tercera posición en la clasificación final.

Podium final

Ya fuera del cajón serían los integrantes del Team 18 Sapeurs Pompiers CMS Motostore los que se harían con la cuarta posición de la clasificación final. A los mandos de la Yamaha YZF-R1 los pilotos Baptiste Guittet, Hugo Clere y Philipp Steinmayr serían además los primeros en la clasificación de la categoría Supersctock. Por detrás de ellos el No Limits Motor Team, el National Motos, el 33 Louit April Moto Fórmula EWC con motor Kawasaki y el Bolliger Suiza que se hacía con el octavo lugar.

Cerraban los diez primeros puestos el equipo Pitlane Endurance y el LH Racing. Más allá de la clasificación general hay que destacar el accidente que tuvo lugar al comienzo de la carrera el sábado por la mañana, cuando Christopher Seigneur no pudo evitar la colisión por detrás con el piloto de Yamaha Bradley Smith. Este último tuvo que ser llevado al hospital para evaluar la magnitud de sus heridas, que afortunadamente no revistieron extrema gravedad. En cualquiera caso tuvo que quedarse en observación y su equipo no pudo retomar la salida.

Zona de boxes

Tras la carrera algunos protagonistas de este vibrante fin de semana, donde 62.000 espectadores pudieron acudir nuevamente al circuito galo tras las restricciones sanitarias de las dos últimas temporadas, se hicieron eco de sus impresiones y valoraron en términos globales este fin de semana en las 24 horas de Le Mans. Uno de ellos fue el vencedor de la prueba Sylvain Guintoli que comentaba lo siguiente: “Fue fantástico, fue muy, muy agotador con mucho ritmo de los competidores, así que tuvimos que seguir presionando hasta el final. Fueron 24 horas a toda velocidad con un margen muy pequeño para intentar controlar la carrera, pero nos vamos a casa con el gran trofeo. La resistencia es un deporte de equipo y sin todos en el equipo en el aspecto técnico, mis compañeros de equipo, no se puede lograr nada, así que me siento muy afortunado de ser parte de este equipo. Lo hemos hecho bien y espero que continúe”.

Tras esta prueba de 24 horas la competición se trasladará del 2 al 5 de junio a otra catedral del motociclismo en Bélgica: el circuito Spa-Francorchamps . Las 24 horas de SPA es la siguiente cita en el calendario, y allí se volverán a dar cita todos los integrantes del EWC. Veremos si el Yoshimura SERT Motul vuelve a conquistar una nueva victoria para su palmarés, o sus perseguidores más cercanos hacen lo propio para evitarlo.

Lo último

Lo más leído