Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Aparcar la moto en Barcelona va a ser más complicado

Durante unos días la Guardia Urbana de Barcelona ha dejado carteles y avisado a usuarios que, a partir del 25 de febrero, dejarán de ser “tolerantes” con la norma que regula cómo aparcar motos en las aceras. Pero si aplican la norma con rigidez, aparcar motos será muy complicado...

La Ordenanza Municipal que regula el aparcamiento de motos en Barcelona es bastante clara… pero difícil de cumplir, dada la cantidad de motos en circulación y las plazas disponibles en la calzada (fuera de la acera). Hasta ahora la policía municipal catalana (Guardia Urbana de Barcelona) ha sido tolerante cuando había motos relativamente mal aparcadas. Pero despueś de unos días avisando a los usuarios, directamente o dejando carteles en las motos aparcadas de forma no correcta, llega la amenaza. Se acabó la tolerancia y a partir del domingo 25 de febrero la grúa se llevará las motos mal aparcadas.

¿Cómo se aparcan “bien” las motos en Barcelona? De entrada, si existe espacio en la zona reservada a las motos en la calzada, es ahí donde hay que aparcar y no en la acera. Y hacerlo en la zona delimitada (pintada) para ello, sin dejar ninguna moto a menos de dos metros de un paso de cebra o parada de autobús. Para poder aparcar en la acera, ésta tiene que tener más de tres metros de ancho: si es más estrecha, está prohibido porque se considera que impide el libre paso de los peatones. Esta es una primera limitación importante, pues pese a las obras para ampliar aceras no hay tantas con ese ancho.

Barcelona no tolerará las motos mal aparcadas

Si la acera mide más de tres metros (y hasta seis, de la calzada a la fachada más cercana), las motos podrán aparcarse en la acera. Sólo para subir el bordillo podrá estar el motor en marcha: el movimiento en la acera será a motor parado (so pena de multa). Y, muy importante, las motos se aparcarán en fila, paralelas al bordillo o calzada, dejando mínimo medio metro hasta éste. Y nunca a menos de dos metros de pasos de peatones o paradas de autobús, ni impidiendo el acceso a papeleras, contenedores o aparcamientos.

Sólo cuando la acera mide más de seis metros de ancho es posible aparcar “en batería” (en ángulo a la calzada), a condición de dejar más de tres metros de paso. Por supuesto todas estas normas están sujetas a la señalización: no debe estar específicamente prohibido aparcar en esa zona. Actualmente basta pasear por la zona de l’Eixample (entre otras) para ver que muchas aceras están llenas de motos aparcadas en batería, cuando deberían estar en línea: sólo ese cambio limitará mucho la capacidad de aparcamiento.

Barcelona no tolerará las motos mal aparcadas

Lo último

Lo más leído