Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Yamaha R1: 17 años la contemplan

Fotos: Yamaha
Los jefes de proyecto de las cinco generaciones de la Yamaha YZF-R1 aprovecharon la presentación mundial de la versión 2015 para reunirse en el circuito australiano de Eastern Creek con cada una de sus creaciones y celebrar el 17º cumpleaños de una superbike que rompió moldes a finales de la década de los '90.

Los máximos responsables de desarrollo de la R1, un modelo que ya se ha convertido en un icono para la marca, se enfundaron sus monos de cuero para rodar en el circuito de Eastern Creek (Sídney), conmemorando así las casi dos décadas de evolución de este proyecto. Kunihiko Miwa (1998), Yoshikazu Koike (2002), Mokoto Shimamoto (2007), Toyoshi Nishida (2009) y Hideki Fujiwara (2015) compartieron pista e intercambiaron opiniones sobre sus respectivas monturas, bajo unas siglas que siempre han defendido los colores de Yamaha en las competiciones internacionales de motos derivadas de serie.

Lejos queda ya la primera R1, una moto que radicalizó el segmento superbike hasta lo que conocemos hoy día. Los 150 CV para 177 kg de su tetracilíndrico de carburación 5 válvulas supusieron un claro golpe sobre la mesa en el mercado de aquel tiempo.

La Yamaha YZF-R1 2015 (20.900 €) anuncia 200 CV para 199 kg y dispone de toda la tecnología de la marca de los diapasones en una moto matriculable: bielas y escape de titanio, cuatro Modos de Conducción (D-MODE), control de tracción sensible a la inclinación (TCS), control de derrape (SCS), antiwheelie (LIF), control de salida (LCS), cambio semiautomático (QSS), ABS y frenada combinada, subchasis y llantas de magnesio, instrumentación con pantalla TFT, faros de LED, suspensiones Kayaba o depósito de gasolina de aluminio. La versión M (25.900 €) añade suspensión electrónica Öhlins (ERS), carrocería de fibra de carbono, toma de datos (CCU) y neumático trasero 200/55-ZR17.

Actualmente la R1 está “calentando motores” en la Copa del Mundo Superstock 1000, el Mundial de resistencia, el BSB británico, el IDM alemán y el FIM CEV europeo. Lo lógico sería pensar que el año que viene debería hacer su debut en el Mundial de Superbikes para intentar recuperar un título que ya ganó Ben Spies en 2009.

Lo último

Lo más leído