Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

MotoGP20: probamos el videojuego

Prueba en PC, PS4 y Nintendo Switch
Aprovechamos el tiempo de cuarentena para poder probar y sacar conclusiones sobre una de las novedades más esperadas cada año en el mundo de los videojuegos de motos, el de MotoGP. Este año llega con interesantes novedades. Tras probarlo en diferentes plataformas y por varios miembros del equipo estas son nuestras conclusiones.

Llevábamos un tiempo esperando la llegada del nuevo videojuego de MotoGP20, con las novedades que nos iban llegando y los primeros vídeos teníamos ganas de poder probarlo y sacar nuestras primeras conclusiones. De entrada hay que decir que el juego ha cambiado bastante respecto a la versión de 2019, la jugabilidad ha cambiado, la conducción es más complicada y nos encontramos con un desafío interesante. Por ejemplo, en lo que a conducción se refiere y hablando de la categoría de MotoGP, es complicado parar la moto, la moto tiende a levantarse de atrás y a caerse al interior de la curva, hace que la trazada se cierre más y es especialmente complicado jugando al nivel pro. Es algo positivo y que nos “obliga” a trabajar en la puesta a punto de la moto y a “currárselo” más para poder ir rápido. Nuestro truco para dar con la tecla en la puesta a punto de la moto ha sido contar con los ajustes predefinidos que nos da el juego y luego probar nuevos “settings” durante los diferentes entrenamientos, hasta encontrar el que mejor se adapte al circuito. Tanto Moto3 como Moto2 son más sencillos a la hora de pilotar, pero sin duda ir rápido en MotoGP es todo un desafío. Eso sí, uno de los puntos que nos gustaría que fueran algo más realista es el de los tiempos por vuelta, que son mucho más rápido de los reales.

Una de las grandes novedades y que afecta directamente a nuestras sensaciones y lo rápido que podemos ir es la introducción del desgaste asimétrico del neumático. Digamos que está dividido en tres partes, flanco derecho, flanco izquierdo y banda de rodadura. Pues bien, en función de cómo sea el circuito iremos desgastando más un lado que otro y el comportamiento variará. Según vamos desgastando la goma, ese lado se calienta más y perdemos agarre lo que nos hace ir más lento, pero también es más fácil irte al suelo. En la versión anterior empezabas a notar que la moto deslizaba pero no había que hacer casi nada, ahora tienes que reaccionar y soltar freno si no quieres acabar en el suelo. El comportamiento del neumático desgastado lo hemos notado más en el tren delantero, porque detrás con el control de tracción tenemos una ayuda extra.

Otra novedad a la que nos enfrentamos es el consumo de combustible. En teoría, según va quedando menos gasolina en el depósito la moto cambia su comportamiento y en la práctica es así, aunque es cierto que no es un cambio radical. Hay que tener en cuenta que antes de salir a pista podemos llenar el depósito con un número de vueltas estimadas. Estas se basan en usar el mapa de potencia 1. Si aumentamos a mapa 2, la moto tendrá un plus de potencia, pero gastará mucha más gasolina. Por el contrario, el mapa 0 nos permite ahorrar gasolina, pero con menos prestaciones de la moto. También tenemos integradas las banderas, que antes no se mostraban en pantalla. 

Igualmente, ha cambiado la secuencia de las caídas, antes se veían en tercera persona y ahora lo ves desde las cámaras on-board de la moto, lo que le da, bajo nuestro punto de vista, un puntito extra haciendo la caída más real. Además, ahora no vuelves a aparecer en pista, sino que el piloto se levanta donde haya acabado y penalizas más un error. Por si esto fuera poco, aunque los daños estéticos no llegan a ser muy importantes (te ensucia la moto y el piloto) y por el momento no saltan piezas en la primera (se necesitan varias), se notan en el rendimiento de la moto. Después de caerte la moto va peor hasta que no se arregla.

Inteligencia artificial más realista

Hablando ya más del apartado de jugabilidad fuera de la pista, hay que decir que la dificultad varía mucho en el nivel de porcentaje que elijas y a cada punto que mueves la dificultad varía notablemente. De hecho la inteligencia artificial ha cambiado bastante y para mejor. Antes te metías en la trazada de los pilotos rivales y chocabas contra ellos como si nada, ahora intentan variar su trayectoria para esquivarte. Lo mismo pasa si te caes, que aparecías en la pista y te llevaban por delante mientras que ahora cuando te reincorporas a pista desde la escapatoria después de una caída buscan la manera de esquivarte

Algo curioso que nos hemos encontrado es que en Qatar no todas las categorías corren de noche y se simula esa variación de tiempo. Moto3 corre de día, en Moto2 va anocheciendo mientras que MotoGP es completamente de noche. Además y aunque finalmente MotoGP no correrá en Finlandia este año por la situación actual, el circuito de Kymi Ring está disponible y las fecha reprogramada de Tailandia.  

Gestión de tu propia carrera deportiva

Aunque no es acción en pista, una parte muy importante y destacable del juego es la de gestionar tu carrera deportiva. Puedes fichar por equipos reales o por equipos ficticios patrocinados por los sponsors principales del campeonato, algo que no encontrábamos en el MotoGP19. Eso sí, para poder acceder a los equipos oficiales tienes que contar con palmarés mientras que para hacerlo en los equipos “b” es más sencillo. Igualmente puedes elegir tu casco el mono, las botas e incluso personalizar el casco, el dorsal de la moto y tu nombre en el mono con tu propio diseño. Pero la gestión va más allá y es que tienes que fichar a un manager con tu presupuesto establecido y él será quien te ayuda a buscar nuevos contratos y hacerte llegar las ofertas. Cambiar de equipo no es tan sencillo, pues debes pagar una cláusula como en la vida real. También te tienes que encargar de contratar a mecánicos, telemétricos, jefe de equipo… y todo eso cuesta créditos. Sin embargo gracias a ellos consigues evolucionar la moto, desarrollar chasis, electrónica… Además tienen un salario diferente en función a su nivel y cambiarlos cuesta dinero y te exigen resultados para seguir con ellos, algo que lo acerca en cierto modo a la realidad.  

Modo histórico

Es uno de los puntos más queridos por los nostálgicos y es el poder jugar con motos históricas y enfrentarte a desafíos. Hay pilotos tanto de la era de las cuatro tiempos como de las «quinientos». Los desafíos están diferenciados en tres clases (fácil, intermedio y difícil), y te otorgan puntos si acabas la carrera en el podio. Con esos puntos puedes comprar los pilotos y motos históricas del juego. Para participar, lo podrás hacer con alguno de los pilotos de la época, o con tu propio piloto que irá personalizado en función del equipo clásico que elijas. Sin duda un detalle interesante.  

MotoGP20 en Nintendo Switch

La pequeña consola portátil también tiene protagonismo con el nuevo MotoGP20 de Milestone. Si bien es cierto que algunas funciones no están accesibles como en el caso de la otras plataformas, no perdemos ni un ápice de la jugabilidad o sensaciones vistas en sus versiones equivalentes.

Quizás lo que más echamos de menos es poder acceder al modo online. En la Switch nos tenemos que conformar en modo local con hasta un máximo de ocho consolas conectadas, pero no hay posibilidad de acceder a los nuevos servidores ni a las nuevas funcionalidades para  jugar online que se han incluido.

Ya metidos dentro del mono y con el casco puesto, no se aprecia que la versión portátil ponga al límite las capacidades de la Switch, al menos jugando en la propia pantalla. Donde sí parece que le cuesta más en en la televisión, donde en algunos circuitos y a la hora de sacar información adicional (por ejemplo caídas de otros pilotos), hay una notable reducción de los fps.

También hemos probado MotoGP20 en la Nintendo Switch

Hay que tener en cuenta que las carreras están limitadas a un máximo de 16 participantes al mismo tiempo (15 más el propio jugador), por lo que no aparece la parrilla completa de las diferentes categorías. Como curiosidad, en ocasiones a la IA parece tomar decisiones que llevan al suelo a los pilotos. Es algo que ocurre con frecuencia en la Q2 donde el número de caídas suele ser muy elevado. En carrera no suele ocurrir tan habitualmente. Como nota curiosa, no se incluye ceremonia del podio, del final de carrera con celebración encima de la moto se pasa a la tabla clasificatoria.

Otro detalle a tener en cuenta en este MotoGP20 que nos podemos llevar a cualquier lugar es que no disponemos de botones analógicos (los gatillos traseros). Mientras que en Moto3 o Moto2 el asunto es más o menos llevadero, en MotoGP tendremos que jugar con el control de tracción o bien recurrir a trucos “viejos” como las pulsaciones repetidas sobre los botones y mantenerse así en el límite del agarre.

Claro está que podemos recurrir al uso de los joystick, pero es complicado adaptarse a ellos con lo que se requiere tiempo y olvidar años de vicios adquiridos. En este caso lo mejor es tener un mando externo con el que ganar esa precisión que necesitamos.

Si eres un viciado de los juegos de motos y valoras si merecerá la pena adquirilo para la Switch, pudiendo así jugar en cualquier lugar lugar, no te arrepentirás.

Relacionados

Lo último

Lo más leído