Publicidad

Prueba Suzuki Burgman 125 2014: buena esencia

Fotos: Javier Ortega
Ya sabes, se suele decir que las buenas esencias vienen en frascos pequeños. Eso pasa con el Burgman 125, un scooter de contenido tamaño exterior que, sin embargo, es un completo y buen GT. Se acaba de renovar, mejorando en algunos aspectos.

Todo un ”decano” de nuestro mercado. Desde 2002 hay Burgman 125 por nuestras calles y, hasta ahora, ha sido uno de los grandes éxitos de la marca en cuanto a ventas y uno de los preferidos por los usuarios de este tipo de vehículos. Se acaba de renovar, pero no será porque ya no resultaba atractivo: el Burgman 125 2013 ha sido la moto más vendida de nuestro país. Y es posible que le viniese bien este cambio, pero sus bondades y una promoción en precio continua durante el año pasado ha hecho posible este éxito.

Desde siempre el Burgman ha sido un scooter original, con una carrocería muy compacta y con un tamaño contenido para ser un GT. Pero en ese poco espacio Suzuki fue capaz de meter un enorme hueco bajo el asiento (de los más grandes de la categoría), con mucho espacio para las piernas y para el pasajero, con todos los mandos a mano y muy poca altura al suelo. Esto, lógicamente potenció sus ventas entre el público femenino y entre aquellos que, con menos talla, se sentían más cómodos con un scooter no muy alto, pero capaz. En 2007 llegó la segunda generación. Una carrocería modernizada, motor de inyección y pérdida del freno de aparcamiento.

Para 2014 ha aterrizado la tercera generación del Burgman 125. Pocos cambios en un scooter que, como hemos visto, tampoco necesitaba mucho. Una nueva carrocería, un nuevo cuadro y poco más, ya que chasis y mecánica siguen siendo los mismos. También ha cambiado el sistema de frenada, siempre han llevado combinados, pero ya no. Ahora, si quieres, puedes pedirlo con ABS, pero el estándar viene con frenos normales. Y también, por desgracia, ha cambiado su procedencia. Las dos generaciones anteriores de Burgman se fabricaban en Gijón, pero con el cierre de la fábrica asturiana se han llevado la producción de este modelo a Tailandia. No implica, sin embargo, menor calidad o peor fabricación: es un buen scooter, bien terminado, como siempre lo ha sido.

Ahora la carrocería es más moderna. Toma sus líneas del Burgman 650 presentado el año pasado, sólo que ”a escala”. Pero colores y formas recuerdan al grande de la familia. Más afilada por delante, también la zaga ha adelgazado, tanto por los lados como por detrás. Por delante, la cúpula es más alta, 110 mm más larga que la anterior. Y el nuevo cuadro es una mejora considerable: el anterior no llevaba cuentavueltas (tampoco hace mucha falta) ni pantalla digital, pero lo peor era el diseño, un poco ”de juguete”. Ahora tiene dos esferas, con cuentarrevoluciones y una pantalla digital con información de consumo instantáneo, que se recalcula cada 10 segundos. De diseño mucho más conseguido, el único ”pero” que le encontramos es que ha perdido el reloj de temperatura del agua y lo han cambiado por el típico testigo de sobrecalentemiento.

El Suzuki Burgman 125 se lanzó en 2002

En marcha

Como era de esperar, con pocos cambios en la mecánica y parte ciclo, el nuevo Burgman ha cambiado poco. Si que es cierto que la nueva carrocería y el nuevo cuadro tienen su importancia a la hora de llevar el scooter: ya era pequeño, pero ahora es más afilado todavía y la cúpula algo más alta. Y esto se nota: es todavía un poco más ágil en ciudad y un poco más cómodo en la carretera. El nuevo cuadro también tiene su importancia: no sólo te va dando información sobre cuanto gastas, algo útil si te preocupan especialmente los consumos. Tiene, además, un testigo de conducción ECO: cuando el ordenador de a bordo detecta que vas practicando la conducción más eficiente posible (gastas menos) se enciende en verde ese testigo.

Es un scooter pequeño, muy fácil de mover en parado sentado sobre él. Muy poca altura al suelo y una plataforma bien diseñada, que permite bajar las piernas rectas ayudan a ello. Sin embargo, una de las cosas que sorprende de este scooter es que una vez en marcha, aunque seas alto, tienes mucho espacio para las piernas. Así, moverte entre coches, en ciudad, es muy cómodo. El motor es muy suave, no hay vibraciones y es casi eléctrico. Un poco ”perezoso” en la primera apertura, tras los primeros metros ”coge marcha” y acelera bien.

Óptica trasera de la Suzuki Burgman 125 2014

En la carretera el Burgman, simplemente, se defiende. Es cómodo gracias al asiento, la amplitud de la zona del conductor y a la nueva cúpula. Pero el motor (para el que Suzuki no declara potencia) no entrega los 15 CV ”legales” sino que se queda en los 12 CV. Para ese nivel de potencia, la verdad, no anda mal. Pero, desde luego, sigue sin ser de los scooters más rápidos de su categoría. Eso sí, un desarrollo de transmisión un poco largo hace que con algo de cuesta a tu favor (o con algo de “carrerilla”) le veas estirar la aguja del velocímetro muy por encima de lo que es capaz llaneando.

Suspensiones y frenos están bien conseguidos. Un poco blanda de horquilla, los amortiguadores traseros son regulables, lo que permite cambiar un poco el tarado de fábrica, que también viene pensando más en la comodidad que en la conducción deportiva. Lo mismo pasa con los frenos: funcionan bien, son suficientes y el tacto es aceptable. Es un scooter muy bajito, lo que implica también un bajo centro de gravedad. Y esto se nota (y mucho) en curvas y deja tumbar a placer sin moverse. Es estable, noble y bastante ágil entre curvas. Divertido de llevar.

La capacidad de carga del Suzuki Burgman 125 2014 es fantástica

Valoración final

Remodelación de carrocería y poco más en el nuevo Burgman 125. Pero con esos cambios, el que ya era un buen scooter, muy polivalente y capaz, es todavía un poco mejor. Cómodo, ágil, económico en consumos, el Burgman es además uno de los scooters con mejor capacidad de carga del mercado: cuando levantas el asiento hay una auténtica ”bodega” donde además de dos cascos integrales puedes dejar algo más. Bien equipado, no tiene cosas “de sobra” pero sí tiene dos guanteras (una de ellas con llave), pata lateral y caballete, enchufe de 12v, luz en el cofre… es decir, el equipamiento típico de cualquier scooter GT.

El Burgman 125 sigue siendo una buena opción para los que buscan un scooter ciudadano, con capacidad de carga y que también se defienda en desplazamientos medios por carretera. Fiable y probado por las versiones anteriores con la misma mecánica, el éxito de sus antecesores asegura que esta nueva versión sea, cuando menos, igual de buena que las anteriores. Ahora, con frenos ABS, lo que menos convence de este scooter es el precio: con un precio en versión básica de 3.899 € y 4.299 € con ABS no es precisamente barato, y aunque tampoco sea el más caro compite en un mercado en el que el precio es uno de los factores decisivos de compra.

Lo mejor:

  • Compacto y ágil
  • Mucho espacio de carga y para piloto
  • Mecánica conocido y fiable

Mejoraríamos

  • El precio es algo alto para lo que ofrece
  • Potencia (12 CV)
  • Suspensiones algo más firmes

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

VOGE SR1 ADV 125 2024

VOGE SR1 ADV 125 2024

A1 | 2.987 € | 141 kg | 11,6 CV
MITT 808 2024

MITT 808 2024

A2 | 8.295 € | 213 kg | 56 CV
MV Agusta Enduro Veloce 2024

MV Agusta Enduro Veloce 2024

A | N.D € | 224 Kg | 124 CV