Publicidad

Aprilia Tuareg a prueba en viaje por Marruecos

10 días y 3000 kms con un 30% de terreno sin asfaltar
Fotos: SoyMotero.net / GR11
El pasado mes de octubre nos llevamos la Aprilia Tuareg a Marruecos para recorrer, durante una semana completa, algunos de los mejores rincones del país vecino. Un viaje mixto con un 70% de asfalto, un 30% de pistas y un 100% diversión.

La Tuareg en su habitat natural

Las pruebas que realizamos habitualmente son de diversa índole. Unas veces tenemos la posibilidad de acudir a presentaciones oficiales, donde podemos hablar con representantes de la marca, averiguar todos los detalles sobre las motos y recorrer rutas preparadas generalmente durante una o dos jornadas.

En otras ocasiones, recogemos una unidad para hacer pruebas más extensas de alrededor de una semana, donde comprobamos consumos, exploramos a fondo la electrónica y buscamos los límites de los usos pretendidos para según qué modelos.

Esta vez nos llevamos una Aprilia Tuareg a Marruecos. Un viaje que incluye: trayecto por autovía desde Madrid hasta Almería, para coger un ferry a Nador; recorrer 7 etapas cruzando el Atlas de norte a sur por lugares como las badlands de Alhucemas, los poblados remotos del Atlas y sus escondidas gargantas, puertos de montaña de 3.000, metros llegar hasta el mar de dunas de Erg Chebbi cerca de Merzouga; regreso por Tanger y de nuevo ferry hasta Algeciras más vuelta otra vez por autovía a Madrid.

Un recorrido de 10 días con equipaje y en grupo, que supone una situación real que se ajusta al uso ideal que muchos  de sus usuarios le darán a una moto de estas características.

La ruta presenta un 30% de recorrido fuera del asfalto, en su mayoría por pistas de dificultad media y yo tampoco me considero un piloto excesivamente experimentado en conducción off-road. Por eso quiero pensar que muchos potenciales compradores de una Aprilia Tuareg, pueden identificarse conmigo en este artículo.

Mi faceta como road leader en GR11 (a quienes desde aquí agradecemos su colaboración) permite que os traigamos una prueba larga y real, con un extenso vídeo de prácticamente una hora de duración, por paisajes increíbles y con muchos minutos de opinión on-board más un exhaustivo comentario del comportamiento de la moto en diferentes situaciones. Esperamos que este formato sea de vuestro agrado.

Un recorrido mixto para la Aprilia más versatil

Etapa 0: Almería – Nador, 20 kms.

Nos encontramos en el puerto de Algeciras pronto por la mañana para embarcar y tomar rumbo a Nador. Son 7 horas de navegación en las que aprovechamos para ir haciendo piña y repasar el briefing del viaje. Tras desembarcar en Marruecos y hacer todos los trámites y cambiar moneda, llegamos al hotel.

Etapa 1: Nador – Fez, 367 kms.

Salimos en dirección Alhucemas, localidad costera donde haremos parada para descansar y tomar café con vistas al peñón de Alhucemas. Después nos adentramos en las montañas del Rif y disfrutamos de carreteras muy reviradas en diferentes estados de conservación. Es una de las zonas más agrestes del país y recibe poco turismo. Tras una larga jornada 100% asfáltica, llegamos al hotel en Fez.

Etapa 2: Fez – Midelt, 353 kms.

Una de las etapas más grandes del tour, salimos de Fez rumbo al sur. Por la mañana hacemos el primer tramo off-road, ya llegando a las montañas del Atlas: un tramo de pista entre fincas y bosques que sirve de “calentamiento” para los días que seguirían. Visitamos también la colonia de monos del bosque. Seguimos por el Medio Atlas, pasando por Aguelmame Sidi Ali para comer y después de eso llegamos a Midelt.

Etapa 3: Midelt – Merzouga, 349.

Salimos rumbo sur y durante la mañana realizamos una sección off-road que se complica mucho más de lo debido a causa de las lluvias torrenciales que se habían dado poco antes de nuestra llegada. Los caminos tienen secciones con desprendimientos, guijarros y pasos complicados en algunas secciones. Desde Gourrama, ya por asfalto nos dirigimos a Errachidia y el Valle del Ziz con sus maravillosos miradores, para llegar cansados y con la caída del sol a nuestro hotel a pie de dunas.

Etapa 4: Merzouga – Dades, 267 kms.

Poco después de salir, visitamos Gara Medouar, la conocida como “fortaleza portuguesa”. Una montaña circular con una única entrada que ha sido escenario de varias películas y que según se dice, en tiempos antiguos fue utilizada como almacén por tratantes de esclavos portugueses. Después del almuerzo en Alnif tomamos una pista de montaña de unos 65 kms cruzando las montañas del Saghro hasta Dades. El grueso de los vídeos onboard off-road fueron grabados en esta jornada, en un terreno con unas vistas espectaculares por las montañas y unos caminos que son una verdadera gozada para los amantes del off-road.

Etapa 5: Dades – Afourer, 284 kms

Una de las etapas más bonitas del viaje cruzando el Atlas por rutas poco transitadas por los turistas. Salimos por la pista de Dades a Bou Tahrar y desde allí alternando asfalto y pistas hasta las increibles gargantas de Amejgag ¡Un espectáculo para la vista! Tras eso, cruzamos el Alto Atlas de sur a norte por dos impresionantes puertos de montaña de más de 3.000 metros.

En esta jornada se grabó la parte del onboard que habla de la electrónica. Llegamos al valle de Tabant con una preciosa luz del atardecer y recorremos impresionantes pistas entre bosques pasando por el embalse de Bin el Ouidane hasta llegar por fin a Afourer.

Etapa 6: Afourer – Rabat, 273 kms.

Salimos en dirección a Rabat por carreteras secundarias con bastante tráfico en esta zona del centro de Marruecos. Hay que mantener mucha atención y hacer mucho trabajo de adelantamientos y cruzar muchos pueblos. Al llegar a Rabat, paseamos por la medina y cenamos en un estupendo restaurante de comida típica Marroquí.

Etapa 7: Rabat – Assilah – Algeciras, 291 kms.

Rumbo al norte a buscar nuestro ferry de regreso a España. Antes visitamos la pintoresca localidad de Assilah, una de las más bonitas y tranquilas del norte de Marruecos. Después de comer cogimos la autopista hasta el puerto de Tanger Med para embarcar de vuelta.

Comportamiento de la Aprilia Tuareg en este viaje

Lo ideal sería que todos aquellos que realmente estéis interesados en un comentario profundo, podáis ver el vídeo completo o al menos las partes que más os interesen, ya que es un vídeo bastante largo. Pero si prefieres leerlo, aquí te comento mis conclusiones más importantes.

En líneas generales, la moto ha respondido exactamente como se esperaba de ella en este recorrido. El primer día, yendo a Almería ya dejó de manifiesto el carácter de su motor y su buena pisada. Pero también su principal desventaja como rutera, que para hacer tiradas largas, resulta un poco incómoda.

Principalmente por su falta de protección aerodinámica, ya que tiene una pantalla más bien escasa, pero también por su asiento estrecho y duro, que pasa factura según se van sumando jornadas al viaje. Al menos tiene control de crucero, cosa que viene muy bien en estos trayectos.

La pega más grande que personalmente le saco a la Aprilia Touareg es su tamaño, al menos para mí que mido 186 cms resulta un poco pequeña. Aunque lo cierto es que más allá de las apariencias, la postura de conducción me resulta muy cómoda.

La moto está muy pensada para ir de pie y lo único que he tenido que hacer para ir a gusto tiradas largas sobre las estriberas es quitarles las gomas para que agarren bien las botas y bajar un poco las manetas para no forzar las muñecas. El manillar es alto y ancho y es fácil dejarlo en una posición que sirve tanto para carretera como para off-road.

La Tuareg es muy limpia de diseño y tiene un par de barras bajo el asiento donde he podido anclar el equipaje en un par de bolsas blandas, una de 30 litros y otra más pequeña de 20. Una vez en Marruecos pude dejar la bolsa grande en el vehículo de apoyo y llevar herramientas y objetos esenciales en la más pequeña para tener a mano.

Las etapas más asfálticas, con carreteras muy reviradas no han sido ningún problema para la moto. Al contrario demuestra tener una agilidad y un aplomo magnífico especialmente gracias a sus suspensiones, que en carretera mantienen una firmeza suficiente pero en el comienzo del recorrido se muestran más blandas y rápidas, filtrando con mucha eficacia baches y ondulaciones del asfalto.

La horquilla no se hunde mucho al frenar, o al menos no se hunde pasado un primer escalón donde se nota más blandita. El firme en Marruecos no siempre está en buen estado y la capacidad que tiene la horquilla de mantenerse en curva es muy tranquilizadora y eso ayuda a divertirnos mucho.

En carreteras muy ratoneras no se aprecia para nada falta de potencia (80 CV) y el motor sube muy rápido de vueltas y suena increíblemente bien. Responde en todos los regímenes, pero empuja bastante alrededor de las 6.000 vueltas, ofreciendo unas recuperaciones y unas salidas de curva muy contundentes.

Me gusta mucho cómo se entrega la potencia, porque es una moto que tiene muchísimos bajos y que ciertamente se puede estirar y sube rápido de vueltas. Pero donde más se disfruta es en bajos y medios.

La segunda marcha es muy aprovechable en pistas, porque es casi imposible calarla y la tercera es ideal para ir un poco más rápido. La tercera sigue manteniendo el par y cuando coges algo de velocidad es muy dosificable, no da tirones y recupera muy bien gracias a la potencia en bajos y medios.

Entre segunda y tercera, podemos superar con calma las zonas técnicas y disfrutar con alegría las zonas más rápidas. La verdad es que la moto va estupendamente por pistas y se encuentra muy cómoda en terrenos sin asfaltar.

Esta Aprilia Tuareg me ha hecho mejor piloto, por decirlo de alguna manera. Me ha dado mucha seguridad y facilidad de manejo. Es una moto muy liviana y resulta muy reactiva a los inputs que aplicas en el manillar. Además es muy estrecha, especialmente en el centro y es fácil meter las rodillas para hacer cambios de dirección cuando vamos de pie.

Otra cosa que me ha ayudado mucho son los sistemas electrónicos que trae la moto. Creo que tiene exactamente la medida justa de ayudas y ajustes electrónicos: 4 modos de conducción, dos modos para asfalto, uno para off-road y otro totalmente configurable desde cero (entrega de potencia, freno motor, control de tracción).

Algunas de las pistas que hemos recorrido estaban muy deterioradas por lluvias torrenciales que habían tenido lugar poco antes de llegar nosotros. En esos puntos calientes con piedras grandes amontonadas y pendientes con poca tracción, he agradecido mucho no llevar una maxitrail que lo han pasado un poquito peor. 

Valoración Final

Si unimos las fantásticas suspensiones, el buen equipamiento, el motor moderno que sube rápido de vueltas y la electrónica justa, creo que la moto resulta muy equilibrada. Es fácil pasárselo bien en carreteras de curvas y meterla por pistas con una solvencia notable.

Si la pregunta es ¿es la Aprilia Tuareg la moto ideal para hacer un viaje de varias jornadas hasta las dunas de Erg Chebbi, con un buen porcentaje de off-road y pistas de montaña y un sinfín de carreteras de curvas? Entonces la respuesta es un sí rotundo

Relacionados

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

BMW CE 02 2024

BMW CE 02 2024

A1/AM | 8.400 € | 132 kg | 15 CV
Voge SR4 Max T 2024

Voge SR4 Max T 2024

A2 | 5.787 € | 213 kg | 34 CV a 7.500 rpm
BSA Gold Star 650 2024

BSA Gold Star 650 2024

A2 | 6.599 € | 213 kg | 45 CV