Publicidad

Prueba Kawasaki Ninja 300 2013: diversión asegurada

Fotos: Javier Ortega
Cinco años después del lanzamiento de la Ninja 250R, Kawasaki ha renovado su sport de pequeña cilindrada subiéndola a 300 cc, con una imagen de supersport y mejores acabados. Una buena base para empezar en “esto de las motos”.

Siempre hay una primera vez para todo. Desde 2008 con la 250, Kawasaki ofrece la posibilidad de acceder a una moto deportiva pequeña como escalón de iniciación necesario para evolucionar correctamente en el mundo de la moto. Mucha gente pasa directamente de pequeñas monturas a otras de gran cilindrada (una supersport por ejemplo), olvidándose de que para un buen aprendizaje lo mejor es ir paso a paso.

Para 2013, la firma de Akashi ha cambiado la denominación del modelo (ahora Ninja 300), aprovechando para rediseñarla según las directrices de la ZX-6R 636, potenciar su motor bicilíndrico en 6 CV (dispone de 39 CV), incluir embrague anti-rebote y variar la relación de cambio (1ª más corta, 6ª más larga). El ABS (firmado por Nissin) sigue siendo opcional (ahora con una unidad de control más compacta) y el neumático trasero gana anchura (ahora 140 mm, antes 130 mm).

La competencia sport en el cuarto de litro se queda algo atrás: sólo la Hyosung Comet GT250Ri, la Daelim Roadwin 250 R FI y, sobre todo, la Honda CBR250R luchan con ella por el mismo trozo de pastel.

La “marcha verde”

Nada más subirte a ella, aprecias lo bajita que es (785 mm del asiento al suelo). Siempre te da la sensación de ir muy integrado en la moto gracias, en parte, al nuevo depósito de gasolina más ergonómico, al asiento estrechado en la zona delantera y a las estriberas bajas. Los semimanillares con anclaje por encima de la tija y su ángulo abierto permiten una conducción relajada cargando poco peso en las muñecas. Su estrecha carrocería (diseñada para desviar el calor del motor que llegaba al conductor) y el amplio radio de giro permiten que circules entre el tráfico urbano sin esfuerzo y disfrutes de la ciudad.

En una carretera de curvas es muy cómoda y divertida de llevar, con una cúpula correcta para ser una sport. Se muestra muy ágil en los cambios de dirección . La cuestión es que si quieres que el motor cobre “vidilla” y notes los 39 CV declarados, tendrás que subirla por encima de las 8.000 rpm y jugar bastante con las seis velocidades del cambio. Para divertirte de verdad deberás conducirla como una 2T. Sólo entonces cambiará el sonido y te dará lo mejor de sí misma cayendo progresivamente a partir de las 11.000 rpm. El nuevo embrague antibloqueo facilita las reducciones una barbaridad. Llegar a los 170 km/h de marcador no es descabellado para esta Ninja.

Otro aspecto a destacar es que, debido a la puesta a punto de la inyección electrónica Keihin, a la carrera larga y a la menor compresión del bicilíndrico de 296 cc, el consumo se optimiza. Los 17 litros de su depósito pueden obsequiarte con 300 km de autonomía circulando legalmente.

Kawasaki Ninja 300 003.jpg

El ciclo se repite

El chasis se ha retocado un poco para aumentar su rigidez, pero sigue confiando en una estructura tipo diamante de acero con la que se consigue una excelente manejabilidad del conjunto.

La frenada sigue siendo la misma de la 250. Confiada a un único disco delantero lobulado es suficiente a baja velocidad pero se queda corta cuando vamos “a por nota” en carretera, debiendo actuar con decisión sobre la maneta. La suspensión, con una horquilla telescópica de 37 mm, carece de regulación pero tampoco echarás de menos algo más rígido. Por su parte, el amortiguador dispone de regulación en precarga para modificarlo al circular con pasajero.

Kawasaki Ninja 300 007.jpg

Valoración final

La Ninja 300 es una opción excelente si hasta ahora sólo habías llevado monturas con carné A1 y quieres ir escalando cilindradas poco a poco, aunque sus 5.200 € se hacen notar. A pesar de su aspecto racing, es una sport racional, poco exigente, confortable y moderna. Viajar con ella entra dentro de la lógica y su motor está pensado para durar. Kawasaki ha realizado una moto “mucho más moto” que su anterior Ninja 250R.

No descuida aspectos prácticos como el hueco bajo el asiento del pasajero, muy aceptable para ser una sport y con dos compartimentos para alojar elantirrobo y otros objetos. También cuenta con accesorios originales Kawasaki como la cúpula de doble burbuja, la tapa de colín o los topes anti-caída.

Lo mejor:

  • Motor
  • Facilidad de conducción
  • Imagen
  • Agilidad

Mejoraríamos:

  • Precio elevado (5.200 € / 5.750 € ABS)
  • Segundo freno de disco delantero
  • Visibilidad por los retrovisores
  • Falta indicador de marcha engranada

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

Harley-Davidson Road Glide 2024

Harley-Davidson Road Glide 2024

A | 35.700 € | 364 kg | 107 CV
Harley-Davidson Pan America 2024

Harley-Davidson Pan America 1250 2024

A | 20.900 € | 245 kg | 150 CV
Harley-Davidson Street Bob 114 2024

Harley-Davidson Street Bob 114 2024

A | 19.100 € | 297 kg | 94 CV