Publicidad

Prueba Ducati XDiavel 2016: negro gana

Fotos: Ducati
Ducati amplía su catálogo con la llegada de una "tecnomoto" que se convierte en el nuevo referente del segmento custom sport. Dos versiones, motor de distribución variable, 156 CV, mucha electrónica, accesorios y más de 20.000 € son las principales cartas de presentación de la nueva "minidragster" boloñesa. En la ruleta cruiser, el negro Ducati gana.

Que Ducati se haya adentrado en el universo custom con la XDiavel podría hacer que los ducatistas más acérrimos se echaran las manos a la cabeza, pero la realidad es que no es la primera vez que ocurre algo parecido. A finales de los ’80, con la marca recién adquirida por los hermanos Castiglioni, Ducati vendió la Indiana con tres motorizaciones diferentes (350, 650 y 750), la versión custom de la Pantah supersport. Aquel motor de aire, la estética clásica, el manillar tipo “cuernos de vaca” y sus 60 CV de máxima nada tienen que ver con la nueva XDiavel, manteniéndose únicamente tres conceptos básicos 30 años después de su lanzamiento: llantas de palos, color negro y mercado americano como cliente potencial.

El plato fuerte de la firma italiana para 2016 hereda el espíritu de aquella Indiana, radicalmente transformada en una espectacular e imponente cruiser de última generación con un marcado carácter deportivo. Aunque en su denominación aparece el apellido Diavel, es una montura completamente nueva parida de cero en la que únicamente el neumático trasero es compartido por ambos modelos. Así, Ducati mantiene en catálogo las dos versiones de la Diavel (estándar y Carbon) aunque dudo que esto se mantenga así en un futuro a medio plazo debido a nueva “bestia negra” y lo parejo de sus precios.

Presentada internacionalmente en el Salón EICMA de Milán 2015, las carreteras de San Diego (California) han visto rodar a las dos versiones XDiavel (estándar y S), diferenciadas por sus 3.000 € de equipamiento. La base de ambas es común pero la S marca la diferencia al adoptar pinzas delanteras Brembo M50, piezas de aluminio mecanizado (llantas, tapas de motor, basculante, etc), pintura brillo, luz de día, conexión Bluetooth, horquilla con tratamiento anti-fricción y y llantas mecanizadas con diseño más agresivo. El chasis (multitubular con motor autoportante como en la Monster 1200) y la electrónica son los mismos, haciendo gala de un elenco “tecno-electrónico” digno de una superbike de última hornada: acelerador RbW, plataforma IMU (Inertial Measurement Unit) Bosch, triple modo de conducción (Urban, Touring, Sport), ABS con sensor de inclinación, control de tracción DTC con 8 niveles de intervención, control de velocidad, iluminación Full-LED, llave de proximidad, piñas retroiluminadas (en rojo) e instrumentación con pantalla TFT (cuádruple modo de información) entre otros detalles. El control de lanzamiento DPL (3 niveles de intervención) o la transmisión secundaria por correa dentada en lugar de la habitual cadena son dos primicias en una Ducati.

Tecnocruiser

En parado la XDiavel llama la atención. Depósito largo (18 l. de capacidad), mucha distancia entre ejes, colín (biplaza) minimalista, “horquillón”, amortiguador trasero Sachs horizontal y un neumático trasero “de coche”. En el universo custom la estética es esencial y en este sentido, Ducati ha entrado por la puerta grande.

La Ducati XDiavel es el segundo modelo del catálogo actual con un propulsor de distribución variable que adapta su rendimiento en cada momento según el régimen de giro. Básicamente es el mismo Testastretta que desde el año pasado se utiliza en la Multistrada 1200, pero aumentado a 1.262 cc y con 156 CV a 9.500 rpm en vez de los 160 CV de la maxitrail. Ahora, la bomba de agua se ha reposicionado entre los dos cilindros, la cifra de par es la mayor del grupo (128,9 Nm a 5.000 rpm), la electrónica se ha retocado para un mayor rendimiento en medios y utiliza correa dentada para aguantar todo el potencial cuando abres el “grifo” a fondo. Por su parte, el chasis continúa la estructura multitubular ya vista en la familia Monster con los anclajes al motor y con subchasis también autoportante. Los frenos, firmados por Brembo, nada tienen que envidiar a los de una superbike y la terminación riza el rizo.

El neumático trasero de 240 mm de ancho es el único elemento compartido con la Diavel estándar

A sus mandos adoptas una postura muy erguida y relajada, dando la sensación de ir muy “encima” de la moto, agarrando un manillar ancho y grueso. Al principio, si eres ajeno al mundillo custom, la posición de los pies se te hace un poco rara porque, instintivamente, tiendes a buscar las estriberas en su posición habitual. Aún así, tampoco están muy adelantadas y te permiten tumbar con confianza y sin miedo a rozar con el suelo (Ducati declara 40º de inclinación máxima). Bien es cierto que, debido a sus más de 2 metros de largo y, sobre todo, al 240 trasero, debes hacer algo de fuerza para que entre en curva a baja velocidad ya que hay una leve tendencia a seguir recta. En curvas de radio medio-amplio todo esto desaparecerá.

Otro de los puntos fuertes de la XDiavel es que se adapta a todas las envergaduras y alturas de sus posibles usuarios ya que existen 60 configuraciones para que el conductor vaya a gusto: las estriberas, el asiento y el manillar son regulables en varias posiciones. De serie se incluyen dos asientos y las estriberas del pasajero, mientras que los tres asientos extra o el respaldo de acompañante se pagan aparte. Para los que prefieran la posición estándar de los pies, Ducati también te ofrece un kit de estriberas retrasadas. Vamos, que no tienes excusa.

Desde la piña izquierda manejas todas las ayudas electrónicas de la moto, incluyendo el control de velocidad (ideal para relajarte en largas rectas) y la luz de día (sólo en la versión S), excepto el control de salida (botón DPL en la piña derecha) y el bloqueo de la dirección (con botón como en la Multi). Así, antes de iniciar la marcha lo mejor es seleccionar uno de los 3 modos de conducción (el Urban entrega 100 CV, Touring y Sport los 156 CV con respuesta directa en el último) a través del ingente menú, cada uno de ellos “asociado” a una intervención más o menos intrusiva del ABS y del control de tracción. Si aún así no estamos conformes con algún parámetro en concreto, podemos modificarlo a nuestro gusto para llegar a una configuración ideal.

La Ducati XDiavel estándar se diferencia de la S por su menor equipamiento

Agárrate fuerte

La capacidad de aceleración de la XDiavel es uno de sus puntos fuertes con un par máximo a 5.000 rpm, prácticamente el mismo de una Multistrada 1200 pero 2.500 revoluciones antes. Con el DPL (Ducati Power Launch) activado debes asegurarte de que tienes unos cuantos metros en línea recta justo delante de ti y, sobre todo, ponerte velcro en las palmas de los guantes porque la sensación de fuerza que transmite la XDiavel es espectacular: ¿te gusta Superman? Lo mejor de todo es su precisión ya que, si activas el Nivel 3 (el más restrictivo), te clava el tren delantero al suelo evitando que patine el neumático trasero, catapulándote hasta el infinito y más allá. El sistema se apaga al superar los 120 km/h, al insertar la tercera velocidad, a menos de 5 km/h o al apagar la moto.

Si por el contrario te gusta “ducatear” en marchas largas y acariciar el gas, en Modo urban o Touring podrás hacerlo sin estrés ya que este motor está pensado para rodar cómodamente entre 3.000 y 6.000 rpm, esta última una cifra que no superarás porque… no hace falta. Es sorprendente el buen compromiso que los ingenieros han logrado en la XDiavel: se adapta a las exigencias de su conductor y no al revés. El DVT no te pide guerra, ni tampoco jugar con el cambio como con otros modelos menos potentes. Olvídate de la estirada y disfruta de la zona media más que nunca. El embrague anti-rebote asistido te ayudará a bajar marchas sin bloquear la rueda trasera: muy recomendable reducir poco a poco ya que el efecto y las inercias no son las mismas que los de una 959 Panigale, por ejemplo.

Si hablamos de estabilidad, la XDiavel cumple con creces, sobre todo su horquilla Marzocchi de 50 mm, resultando el amortiguador algo más seco de reacciones. Los 247 kg en orden de marcha (13 kg más que una Diavel Carbon) no se notan pues la centralización de masas es muy buena y el centro de gravedad muy bajo. Los cambios de dirección son correctos, aunque no esperes la agilidad de una Monster o una Diavel normal, debido a sus geometrías y a la larga distancia entre ejes (1.615 mm).

La estampa de la Ducati XDiavel 2016 es demoledora

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

VOGE SR1 ADV 125 2024

VOGE SR1 ADV 125 2024

A1 | 2.987 € | 141 kg | 11,6 CV
MITT 808 2024

MITT 808 2024

A2 | 8.295 € | 213 kg | 56 CV
MV Agusta Enduro Veloce 2024

MV Agusta Enduro Veloce 2024

A | N.D € | 224 Kg | 124 CV