Publicidad

Prueba BMW C evolution: electromovilidad alemana

Fotos: BMW
Dos años después del lanzamiento de su nueva generación de scooters C6, BMW presenta su primer modelo eléctrico, cargado de tecnología y aprovechando sinergias de su gama de cuatro ruedas. Disfruta, en clase premium, del futuro sostenible.

Contaminación, congestión, aglomeración, impuestos… Moverte a diario en moto por ciudad se está volviendo más difícil de lo que parece y el futuro eléctrico, aunque suene a ciencia-ficción, puede llegar a ser muy real a medio plazo. La americana Vectrix fue la primera marca que apostó por los maxi-scooter eléctricos hace 5 años. Ahora, BMW presenta su C evolution, el primer scooter eléctrico de la historia del fabricante alemán, la tercera versión de la gama C lanzada hace dos años. El prototipo, denominado Concept E, se vio por primera vez en el salón internacional del automóvil de Frankfurt 2011.

Por fuera es muy parecido al C600 Sport, pero internamente hereda la tecnología aplicada a sus coches (por ejemplo, los módulos acumuladores del BMW i3 con batería de ión-litio) y está impulsado por un motor eléctrico refrigerado por agua ubicado en el basculante. El triple módulo energético (8 en el i3) que compone la batería va debajo nuestro (ocupa toda el espacio desde el asiento a la dirección) y está refrigerado por aire. Por seguridad, todo este compendio energético está inmerso dentro de una enorme “caja” de aluminio fundido que también hace las veces de chasis autoportante. Esta carcasa también incluye todos los componentes electrónicos.

El aporte tecnológico del C evo se completa con la incorporación de 4 modos de conducción (Eco Pro, Road, Dynamic y Sail), recarga de batería en deceleración/frenada, ABS, control de tracción (TCA), intermitentes y luz diurna de leds, marcha atrás, ordenador de a bordo, guantera con llave y hueco para un casco integral bajo el asiento del pasajero. Otro aspecto interesante es que está homologado para poder conducirse con los carnets B y A1.

The Sound of Silence

El mítico tema de 1964 compuesto por Simon & Garfunkel resonó en mi cabeza nada más arrancar el C evo. La pantalla multi-información TFT (similar a la de la K1600GT) indicaba Ready, la única advertencia para saber que “ya estamos a ralentí”. Al principio sorprende la ausencia de ruido motor al circular: sólo un leve silbido de la transmisión denotará tu marcha. Lo mejor de este modelo es su excelente aceleración: 72 Nm de par, 6 Nm más que el C600… pero ¡sin altibajos y desde 0 a 4.500 rpm! BMW declara una aceleración de 0-100 km/h en 6.2 segundos, una cifra nada despreciable para un vehículo de 265 kg en orden de marcha (16 kg más que un C600 Sport).

El modo de conducción seleccionado mediante el botón MODE de la piña derecha influye tanto en la aceleración como en el consumo energético, pudiendo llegar a 120 km de autonomía en modo Eco Pro (demasiado “light” para mi gusto) gracias a que al cortar gas se recarga la batería. El modo Dynamic es el más “cañero”, el Road es el más equilibrado y el Sail apenas tiene freno motor (no carga batería al decelerar), algo que sí es muy notorio en los otros tres. El motor eléctrico es capaz de generar una potencia máxima equivalente a 47,5 CV a 4.650 rpm y en todo momento está informado de tu estado de carga real a través de la ingente cantidad de información mostrada en la instrumentación.

En un par de ocasiones entró en funcionamiento el control de par TCA (similar al control de tracción ASC de otros modelos BMW). Me resultó igual de seco y directo que siempre aunque en este caso, siempre es de agradecer cuando tumbas sobre pintura blanca o aceleras en pasos de cebra. A la hora de maniobrar o aparcar dispone de un botón “R” en la piña izquierda que, al mantenerlo pulsado y acelerar, consigue que entre una marcha atrás para que no tengas ni que empujar. La pata de cabra con freno de estacionamiento integrado presente en sus hermanos Sport y GT sigue estando presente aquí.

Por carreteras de curvas el C evolution es muy estable y compensa su elevado peso con un centro de gravedad muy bajo y una posición de conducción muy cómoda, con lo que puedes manajarlo fácilmente. Su

Valoración final

Tras el excepticismo inicial que supuso enfrentarme a un scooter eléctrico, el BMW C evolution me sorprendió por su buen funcionamiento general. Acelera mejor que sus hermanos de combustión, tiene autonomía suficiente para desplazamiento “lógicos” diarios y corre de sobra (velocidad limitada a 120 km/h). Puedes recargarlo completamente en 4 horas a través de una toma de corriente convencional de 12A (también existe la posibilidad de adquirir dos cables específicos para postes de calle) y hasta puedes montar puños calefactables para invierno (217 €) entre la decena de accesorios opcionales.

Al margen de los dos años de garantía obligatorios de cualquier moto, la batería de alto voltaje del C evolution también está garantizada para 5 años o 50.000 km. Haz números y contempla si los 4.100 € de más respecto a un C600 Sport compensan el ahorro en luz y mantenimiento respecto a un motor de combustión.

Aunque España (781 unidades vendidas en 2013) esté por detrás de países como Holanda (2.935), Suiza (1.821) o Francia (1.177) en lo que a movilidad eléctrica se refiere hay que resaltar que nuestra situación no es mala, ya que Italia, Alemania o Gran Bretaña están a la zaga. Tampoco hay que olvidar que, al contrario que en las motos de toda la vida, el Gobierno sí contempla pequeños descuentos (500-600 €) gracias al Plan PIMA Aire 3 aunque, bien es cierto, no sean tan jugosos como los de los coches.

Lo mejor:

  • Aceleración (modo Dynamic)
  • Tecnología
  • Capacidad de carga
  • Estabilidad

Mejoraríamos:

  • Precio elevado (15.350 €)
  • Frenada a alta velocidad

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

BMW CE 02 2024

BMW CE 02 2024

A1/AM | 8.400 € | 132 kg | 15 CV
Voge SR4 Max T 2024

Voge SR4 Max T 2024

A2 | 5.787 € | 213 kg | 34 CV a 7.500 rpm
BSA Gold Star 650 2024

BSA Gold Star 650 2024

A2 | 6.599 € | 213 kg | 45 CV