Publicidad

Pirineo Oscense, una ruta incomparable

Fotos: Esther Flex
Adolfo Gálvez
Tenía ganas de narraros una ruta como esta, paraíso motero dentro de nuestra península tanto por la cantidad como la calidad de las curvas a lo largo de todo su recorrido. Además, hay que añadir sus incomparables paisajes y su entorno natural.

General

La cordillera pirenaica es uno de esos lugares donde todo motero ha de ir de ruta al menos una vez en la vida. Afortunadamente es bastante larga, abarca varias provincias dejándonos muchos kilómetros para disfrutar de nuestras monturas. En nuestra escapada de fin de semana de este mes nos centraremos en la parte más occidental del pirineo y prepirineo oscense, dejando el resto de la cordillera para aventuras futuras.

Barranco del Infierno

Realizamos un recorrido circular entorno a Sabiñánigo que nos llevara inicialmente al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, pasamos a recorrer el valle del río Ara hasta los pies del Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido. Volveremos hasta Sabiñánigo a través de Biescas para tomar rumbo Jaca y finalmente Canfranc, en un valle de ensueño a pocos kilómetros de Francia.

Ruta con BMW R 1200 RT: Puente de Yesero

Comenzamos la ruta dejando atrás Sabiñánigo, pueblo extraño dentro de la comarca puesto que el encontramos industria y numerosos servicios en una comarca muy centrada en el turismo y todo lo que el ocio relacionado con la nieve deja a su paso. Ponemos rumbo al prolongado puerto de Monrepós, perfecto para el disfrute encima de la RT si no fuera porque suele tener bastante tráfico al ser la vía principal que une Huesca con los Pirineos.

Sierra de Guara

A los pocos kilómetros tomamos el desvío que nos indica Boltaña a través de la A-1604. La toma de contacto con las laderas de la sierra de Guara es inmediata y trazas curvas entre cañones y valles de una belleza inusual. Los aventureros podréis adentraros más aún por las carreteras que salen de la comarcal con destino a Nocito o Used, pueblos ya dentro de la sierra.

Camino a Laguarta

A medio camino de Boltaña, cambiamos la suave conducción a través del valle por una geografía mucho más abrupta donde el puerto del Serrablo (1.290 m) nos permite seguir disfrutando de espectaculares vistas de Pirineo y un vertiginoso descenso hasta el río Ara. Eso si, debéis tener cuidado porque los barrancos a los pies de la calzada son enormes y no es el mejor momento de practicar nada parecido a conducción deportiva.

Puerto de Serrablo

Boltaña es el principal pueblo de la comarca del Sobrarbe, un enclave único al situarse en el tramo final del cauce del río Ara. Merece la pena hacer una parada en la ruta para disfrutar de su castillo, plaza mayor y el empedrado de sus calles, el encanto del entorno es notable en esta población. Bien conocido por los aficionados a la montaña, de él parten buena parte de las rutas y senderos hacia la Sierra de Guara.

Valle del Ara pasado Boltaña

Seguimos la senda del río que nos llevará a Fiscal y Broto. Antes de llegar a Fiscal la carretera se hace muy revirada, se rueda entre el río y la montaña durante muchos kilómetros. Uno de los aspectos más destacables, que se repite de manera obstinada durante toda la ruta, es que complace a todo tipo de moteros, los que rodéis en grupo y a dúo podréis disfrutar un entorno con una belleza única y los que prefieran realizar una conducción mas deportiva estáis de enhorabuena porque la cantidad de curvas unido a la calidad del asfalto os harán disfrutar de todo el tramo.

Entrada a Fiscal

Después de una buena ración de curvas llegamos a Broto, sin duda uno de los pueblos más bonitos y cuidados de todas las rutas que he realizado. Sobradamente conocido por los aficionados a la montaña y al esquí, a pocos kilómetros de Formigal, tiene una cuidada estética de casas de piedra con los tejados de pizarra y el río cruzando a través de él me recordó a otro de los más rememorados pueblos de las rutas, Ezcaray. Muy acogedor y con una notable oferta gastronómica es uno de los lugares más recomendados para llenar el depósito y la panza antes de proseguir.

Ruta con BMW R 1200 RT: Broto

Desde Broto hasta Jaca es territorio motero, la subida hacia Linás de Broto está repleta de redondas “paelleras” necesarias para salvar el desnivel hasta subir el puerto de Cotefablo. Dejamos a nuestra espalda el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido, los desfiladeros y cañones merecen mas de una foto. Pasado el tunel de Cotefablo y hasta llegar a Biescas nos espera el tramo con curvas de todo tipo donde destacan mis favoritas, las enlazadas. Estaría toda la jornada entre Biescas y Broto, volviendo una y otra vez por el mismo camino.

Subida a Linás de Broto

Biescas es tristemente recordado por la tragedia acontecida en su camping en 1996, es un pueblo de montaña que guarda parecido con Broto. Estética muy cuidada en todas sus construcciones, muy próxima a las principales poblaciones de la zona sigue siendo refugio de fin de semana o vacaciones para los aficionados al turismo de nieve, pero sus carreteras también ofrecen muchas posibilidades a los moteros. También muy reconocida por los amantes de la micología que tiene fiel reflejo en tu gastronomía, como bien pudimos comprobar.

Biescas

Volvemos hacia Sabiñanigo por una mas relajada N-260 que ha dejado paso a una larga recta después de muchos kilómetros de suntuosas curvas y no nos resistimos a hacer una parada en Larrés. Pueblo medieval con un casco histórico conservado e manera intacta para permitirnos disfrutar de su castillo e iglesia antes de proseguir camino. Desde la altura de sus murallas se puede observar la planicie que le une con Sabiñanigo, muy poco común en estas poblaciones siempre enclavadas entre montañas.

Larrés

A pocos kilómetros nos encontramos con la turística Jaca, muy diferente a la mas industrial Sabiñánigo. De vieja historia, fue conquistada por Roma entorno al 200 a.c, es una moderna ciudad de una importancia capital en la zona. El turismo de nieve ha hecho de Jaca una ciudad de referencia para todos los aficionados al esquí y de montaña. Pero es interesante perderse en la que fue la capital del reino de Aragón y descubrir su pasado con históricas construcciones entre las que destaca su ciudadela, fortificación del siglo XVI en un excelente estado de conservación.

Ruta con BMW R 1200 RT: Ciudadela de Jaca

Como punto final de la ruta ponemos rumbo a Francia continuando por la N -330 hasta su final para mostraros la última joya de esta comarca, la estación de ferrocarril de Canfranc. El pueblo de Canfrac es mucho menos conocido que su estación que fue inaugurada en 1928 y aunque actualmente está cerrada fue de reconocido prestigio a lo largo de cincuenta años. Supuso una obra de ingeniería civil sin parangón hasta entonces, abriendo el túnel de Somport y os aseguro que es una lástima haberla visto funcionando en su máximo esplendor, no obstante es visita obligada y aún conserva un halo mágico en su estructura y fachada.

Estación de Canfranc

Sin duda esta ruta es diferente, su trazado y curvas, lo espectacular de sus paisajes, el contacto con la naturaleza y la belleza de los pocos pueblos que recorreréis la hacen especial. Una de esas rutas que todo motero debe realizar al menos una vez. No hace falta ir hasta los Alpes teniendo esta maravillosa ruta tan cerca.

Primera etapa de ruta

En Detalle