Publicidad

Prueba Yamaha Fazer8 N 2015: equilibrio naked

Fotos: Javier Ortega
Con cuatro años a sus espaldas, Yamaha sigue confiando en la equilibrada Fazer 800 como alternativa tradicional entre las naked medias. Tetracilíndrico de herencia R1 y chasis doble viga de aluminio son sus principales bazas para enfrentarse a la competencia japonesa... y a la MT-09.

Cuando la tienes delante, te das cuenta de que es una de esas motos a la que no le hacen justicia las fotos. Se trata de una roadster en toda regla, discreta eso sí. Desde luego, si os atrae no dudéis en acercaros a algún concesionario para verla en vivo, especialmente el modelo con decoración Race Blu: los detalles anodizados en azul, como la horquilla o la culata, le quedan realmente bien.

En 2010 Yamaha bebió de sus propias fuentes para dar a luz una naked con personalidad propia. Partiendo de lo que había en casa, todo fue más fácil: conjunto chasis-basculante de aluminio reforzado de la desaparecida FZ1, motor de R1 con menor diámetro, horquilla invertida Kayaba de 43 mm y pinzas de freno monobloque. Hace dos años, la Fazer8 recibió un leve restyling en el que se incluyó una nueva horquilla regulable, una de las pocas cosas que se echaban de menos en la primera generación.

Equilibrio es el término más acertado para una moto que se encuentra a medio camino entre la potencia de la XJ6 y la MT-09: no es una seiscientos engordada, sino una moto de litro dulcificada que alcanza 106 CV a 10.000 rpm. Por precio (9.149 €) es 1.250 € más cara que la tricilíndrica, e igualmente, concebida para usuarios con carnet A.

¿Ciudadana o rutera?

La posición es cómoda, si bien es cierto que los reposapiés se encuentran un poco adelantados para mi gusto, ya que te obligan a pasar la pierna por delante o por detrás de ellos para llegar con comodidad al suelo. El manillar ancho le confiere agilidad y control cuando circulamos a baja velocidad. Se trata de una pieza de doble altura, más cómodo, soportado por unas torretas más propias de un modelo de los 90’. El asiento es confortable, de doble altura y sin ser excesivamente ancho, permitiéndonos llegar al suelo con facilidad. Otra de las modificaciones heredadas de 2013 es el escape, ahora más estilizado (todo un acierto estético en una naked como esta) y acompañado de un sonido que anuncia que dentro hay “algo serio”.

Desde el primer momento sientes que se trata de una de esas motos de la “vieja escuela”, sin alardes electrónicos, con un chasis noble y fácil de conducir, apoyado por un equipo de frenos más que suficiente.

La Yamaha Fazer8 N 2015 luce en riguroso negro

La FZ8 se encuentra a gusto entre el tráfico urbano. A pesar que no ser el hábitat natural de los tetracilíndricos, no acusa en exceso el bache en medios como sí sucede cuando la dejamos caer mucho de vueltas entre curva y curva. Lo de los consumos contenidos, no es su punto fuerte la verdad pero… ¿cuál es el precio de la diversión? El intercambio de litros por sensaciones es positivo y seguro que, si comprendes la esencia de esta moto, al final compensa.

Si en ciudad se muestra ágil y cómoda, la autopista no es el escenario donde exhibir sus mejores cualidades. Sin protección aerodinámica provocamos un efecto vela que hace que la dirección se vuelva “flotona” y con vibraciones a alta velocidad. Para eso ya está su hermana semicarenada Fazer8 S.

A velocidades legales se agradece circular con una posición erguida, más propia de una moto touring. Su espacioso depósito de 17 litros también te permitirá cubrir distancias razonables sin tener que estar parando cada dos por tres. El cuadro de instrumentos es de fácil lectura pero nos aporta una información demasiado básica.

Carretera forever

Ahora sí, entre curvas de montaña es donde esta Fazer saca lo mejor de sí. Con un chasis noble y preciso, nos trasmite la deportividad marca de la casa. Preciso porque una vez que endureces un poco la compresión de la horquilla (para evitar que baje muy rápido en el primer toque de freno) traza sin titubeos por la línea imaginaria que dibujó tu cabeza al afrontar la curva. Noble porque cuando llega el momento de corregir la trazada en mitad de esa curva que, a priori no parecía tan cerrada, basta con cerrar un pelo el gas, ayudándonos de los estribos, para cortar esa derrapada, de una forma sencilla y sin sustos.

La posición de nuestro pasajero es más cómoda de lo que puede parecer a primera vista. De cara al conductor cumple con dos requisitos fundamentales: la diferencia de altura (cuesta menos mover un peso cuanto mayor es la palanca, teniendo en cuenta que el punto de apoyo es el neumático en contacto con el suelo) y la correcta centralización de masas (gran parte del peso de nuestro acompañante queda entre los ejes de las ruedas) resultando un conjunto compacto, manejable y, sobre todo, equilibrado.

Valoración final

Esta Fazer8 completa la gama naked de la marca posicionándose como una opción menos radical que la Yamaha MT-09 y con un carácter mas deportivo que la XJ6. Sin duda es una de las opciones más acertadas para todos aquellos que busquen una naked de 800 cc con un “confortable” espíritu R.

Lo mejor

  • Chasis
  • Motor
  • Sensaciones

Mejoraríamos

  • Precio (9.149 €)
  • Peso (211 kg / 216 kg ABS)
  • Falta indicador de marcha engranada

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

BMW CE 02 2024

BMW CE 02 2024

A1/AM | 8.400 € | 132 kg | 15 CV
Voge SR4 Max T 2024

Voge SR4 Max T 2024

A2 | 5.787 € | 213 kg | 34 CV a 7.500 rpm
BSA Gold Star 650 2024

BSA Gold Star 650 2024

A2 | 6.599 € | 213 kg | 45 CV