Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

¿Cómo cuidar la suspensión de tu moto?

Guía básica de mantenimiento de tus suspensiones
Fotos: SMN
Las suspensiones de una motocicleta son a veces olvidadas en el apartado de las revisiones periódicas, con lo que ello puede conllevar. Por eso queremos darte algunas pautas a seguir para su correcto mantenimiento y conservación.

Uno de los puntos clave en el buen funcionamiento de nuestra motocicleta es sin duda la suspensión, por muchos y variados factores. Sin embargo no es uno de los elementos donde los usuarios estén por norma general más atentos en su mantenimiento. En cualquier caso queremos darte unos pequeños consejos para que mantengas la amortiguación de tu moto en el mejor estado posible y las posibilidades que tenemos para poder mejorarla.

Para empezar hay que conocer los elementos que la componen. La horquilla delantera y el amortiguador trasero, suelen ser la configuración más habitual en cualquier motocicleta. Si bien es cierto que algunos modelos pueden montar un doble amortiguador trasero, en la mayoría de casos será una sola unidad la que, de manera central y anclada al basculante de la moto, se encargue de absorber las irregularidades de la carretera en la parte posterior.

Amortiguador trasero regulable

HORQUILLA

La suspensión delantera y su buen estado son fundamental para el buen manejo de la moto. Unas horquillas fuera de punto pueden ser las causantes de movimientos parásitos en el tren delantero, rebotes de diferente intensidad en una frenada de emergencia, incluso cabe la posibilidad incluso de que sistemas electrónicos de control de la frenada no actúen como deben, ABS, control de tracción,  de no estar en buen estado y con el mantenimiento hecho.

Fundamental es fijarnos en los retenes de las barras. Esas pequeñas gomas son las encargadas de dos funciones básicamente: Que no entre nada dentro del aceite hidráulico que hay dentro de las botellas, y tampoco que este se salga de ellas, limitando de esta forma la resistencia al hundimiento de la horquilla. Además, de no estar en un estado óptimo, se pueden filtrar motas de polvo, arenilla y otro tipo de sedimentos de pequeño calibre que podrían producir daños en las barras al estar en contacto continuado con el aceite, donde se depositan finalmente este tipo de partículas.

Por otra parte si es el aceite el que tiene la posibilidad de salirse de dentro de la botella, empezará a chorrear por la zona externa de esta llegando a mancharla, e incluso a filtrarse en las pinzas de freno manchando las pastillas, algo realmente peligroso. Por eso debemos encargarnos de que esto no suceda cambiando los retenes cuando sea necesario, ya sea por kilómetros o tiempo, así como el aceite interno de la horquilla, que evidentemente ira perdiendo propiedades con el paso del tiempo.

Tipos de amortiguadores para una motocicleta

AMORTIGUADOR

En la zona posterior y como ya hemos comentado podemos encontrarnos con un doble amortiguador lateral o una sola unidad en modo central. Generalmente este tipo de amortiguadores no son desmontables, aunque alguno si son de buena calidad sí que tendrán esta opción para poder cambiar aceite y retenes. Si además dispone de botella externa de gas para su regulación, entonces deberíamos revisar cómo anda de nitrógeno.

De este modo nos garantizaremos un buen funcionamiento en cualquiera de los ejes. Por otro lado ahorraremos tiempo y dinero, porque una operación de mantenimiento preventivo siempre nos quitará de sustos mayores y operaciones de sustitución mucho más costosas. Pero por encima de cualquier otra cosa es nuestra seguridad la que estará en juego.

J. Rubio
J. Rubio
Llevo media vida a vueltas con las letras y finalmente terminé donde siempre quise hacerlo, escribiendo sobre motor. Amante de todo aquello que huela a “Old School”, disfruto cada segundo sabiendo la suerte que atesoro de ser un incurable Petrolhead.

Lo último

Lo más leído