Publicidad

Prueba Peugeot Metropolis 2016: donde caben dos caben tres

Fotos: Javier Ortega
Aunque en España el mercado de los triciclos no ha tenido tanto éxito como en nuestra vecina Francia, lo cierto es que se trata de unos vehículos ideales para desplazarse de manera rápida y eficaz casi con la misma facilidad y agilidad de una moto, pero con carné de coche.

Hay que reconocer que para los “moteros de pura cepa” esto de los scooters de tres ruedas les parece una broma al nivel de las de las motos eléctricas. Si eres de ese tipo de usuarios de la moto, tienes todo mi respeto, pero quizás no te interese leer más sobre una de las opciones más interesantes del mercado de los vehículos para aquellos que tienen carné de coche, quieren olvidarse de los atascos, pero buscan una moto más potente que un 125.

Dentro de esas ofertas, que cada vez encontramos en más marcas, localizamos al Peugeot Metropolis Blueline, una versión que combina el azul metalizado con el negro mate para otorgarle un claro toque deportivo en su diseño.

Nos subimos

Al estar acostumbrado a conducir motos y scooter convencionales y a pesar de haber probado otros “tres ruedas”, la primera sensación es muy diferente, podríamos incluso calificarla de rara. Pero eso de sacar conclusiones a la primera ni es justo ni es fiable. El sistema Dual Tilting Wheels (Doble Rueda Inclinable) se comporta, como es lógico de una manera diferente a si solamente llevamos una rueda delante. Durante los primeros kilómetros, me dediqué a cogerle el truco, saber cómo usarlo, probando y adaptando la conducción a las características del vehículo. Según fueron pasando los minutos y conseguí entender qué hay que hacer para que funcione a la perfección, comencé a evaluar la parte positiva de un tres ruedas y que no es otra que la gran seguridad que transmite delante. Ojo, que esto no quiere decir que no te puedas caer, pero en situaciones que con una moto convencional estarías en el suelo ese doble apoyo delantero te da un margen extra.

Como se puede ver en la foto de apertura, el tiempo que tuvimos para hacer kilómetros con el Metropolis no fue lo apacible que nos gustaría, de hecho durante la semana que estuve moviéndome con él, la lluvia fue la constante. A veces llovía y a veces llovía mucho, combinado con un viento lateral de esos incómodos. Y, sinceramente, creo que es cuando las cosas se ponen malas es cuando saca a relucir su punto fuerte. El entrar en una curva y notar como desliza la rueda delantera de un scooter o moto no es nada divertido, tampoco lo es con el Metropolis, pero para que eso suceda tienes que emplearte a fondo y, aún así, la sensación de rozar el desastre no aparece y el sudor frío no recorre tu espalda.

El azul y el negro comparten protagonismo en el Peugeot Metropolis

Dicho esto, son muchos los que se preguntan ¿un tres ruedas se maneja bien entre el tráfico? Teniendo en cuenta que lo hemos probado y bien en las caravanas matutinas de la M-30 madrileña, la respuesta es afirmativa. Puede parecer voluminoso, pero sus 775 milímetros de ancho lo sitúan en la media de los maxi-scooters. Sin ir mas lejos el Yamaha T-MAX declara lo mismo. Lo único que necesitas confianza para poder pasar entre el tráfico y maniobrar, pero con un poco de práctica es algo que se consigue.

Un punto que si destaca en cuanto te subes es que el motor, monocilíndrico de cuatro tiempos que cumple la normativa Euro 4, cubica 399 cc y declara una potencia de 37,2 CV, que es capaz de mover los 257 kg declarados en seco con soltura, con una aceleración razonable y acorde a las prestaciones de sus rivales.

El hecho de contar con doble apoyo delantero no solamente se traduce en más estabilidad, sino también en una capacidad de frenada mayor al tener el doble de superficie. Aunque no cuenta con ABS, su sistema de frenada combinada es capaz de realizar frenadas de emergencia con muy buenas sensaciones, especialmente con el asfalto totalmente seco. Hay que recordar que al ser un scooter que se puede conducir con el carné de coche tiene que llevar, por ley, un pedal de freno en el pie, además de ser combinado también con las dos manetas. Esto, llevado a la práctica, significa que pisando el pedal o apretando una de las manetas accionaremos los dos frenos delanteros (200 mm) y el trasero (240 mm). También significa que si estás frenando, por ejemplo, con la mano y se te ocurre pisar con el pie, te levantará la maneta. En cualquier caso, las sensaciones son mejores frenando con las manos que frenando con los pies.

Otro punto muy importante es el freno de estacionamiento eléctrico, al igual que el bloqueo eléctrico del Dual Tilting Wheels permiten dejar estacionado el scooter sin mayor problemas. Además, el bloqueo del sistema te permite que con un poco de práctica no tengas que poner el pie en el suelo al llegar a un semáforo. Eso sí, no se te puede olivar que el bloqueo del Dual Tilting Wheels se desactiva por seguridad al llegar a las 2.500 rpm por lo que también hay que estar atentos para no “liarla”.

La anchura declara es similar a la de cualquier maxiscooter

En autopista

Uno de los motivos por el que muchos conductores de coche recurren a los tres rueda es porque tienen que hacer tramos de autopista, algo que a los scooter de 125 les cuesta. El motor del Metropolis funciona a la perfección en este aspecto, permitiéndote hacer incorporaciones y adelantar sin problemas. Eso sí, la protección aerodinámica no es tan eficaz como debiera, pues la pantalla, aunque la lleves en la parte más alta que te permite sigue siendo insuficiente. Contra esta situación siempre podemos recurrir a instalar una pantalla mayor, aunque en ese caso alterando el diseño original.

En cuanto a la estabilidad a altas velocidades, el Peugeot Metropolis se comporta correctamente, incluso con condiciones de viento lateral y racheado.

Los detalles

Cuando uno se plantea la necesidad de moverse en moto, más si está acostumbrado a las comodidades del coche, rápidamente se da cuenta que la capacidad de transportar cosas queda prácticamente reducida a la nada. Para intentar minimizarlo, el Metropolis cuenta con un espacio debajo del asiento, en el que se puede meter una mochila de ordenador, un maletero trasero con capacidad de un casco y luego dos guanteras en la parte delantera, una de ellas con toma de 12V para poder cargar el teléfono móvil mediante un adaptador.

El acabado en general de todo el scooter sigue la línea de calidad mostrada por Peugeot, con detalles como el gancho para las bolsas, la luz en el maletero, los contrapesos del manillar o los distintivos de la marca distribuidos por la carrocería.

Aunque sin duda el detalle que más les va a gustar a los usuarios es el sistema de arranque sin necesidad de llave. Únicamente con el mando en el bolsillo se pueden abrir los dos maleteros y encender el motor, un sistema práctico y muy cómodo.

El maletero trasero tiene capacidad para un casco

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

Morbidelli C1002V 2024

Morbidelli C1002V 2024

A | 9.990 € € | 268 kg | 88,4 CV
Ducati Monster 2024

Ducati Monster 2024

A | 12.490 € | 188 Kg | 111 CV
VOGE SR1 ADV 125 2024

VOGE SR1 ADV 125 2024

A1 | 2.987 € | 141 kg | 11,6 CV