Publicidad

Prueba Hyosung GD250R EXIV 2015: Corea ataca de nuevo

Fotos: Javier Ortega
Con una agresiva imagen llega al mercado la Hyosung GD250R, una versión carenada de la GD250N Exiv naked que la marca coreana presentó el año pasado. De ella hereda motor, chasis, parte ciclo y componentes para asentarse en el segmento de las supersport con carnet A2. Europa y Japón ya no están solas.

Hyosung siempre ha destacado por ofrecer motos asequibles a todos los bolsillos. Un concepto que ha seguido manteniendo tras la renovación de su gama, que comenzó con la llegada de la GD250N, una naked orientada a un público joven, de estética llamativa y atractiva, chasis multitubular, motor monocilíndrico, tamaño contenido, poco peso y buenas prestaciones. Una moto válida para el carné A2 y una excelente opción como moto de acceso al mundo de las dos ruedas. Con ella dieron un gran salto respecto al resto de motos que componía el catálogo de la firma coreana. Era cuestión de tiempo que esta GD250N tuviera una hermana carenada y deportiva. La GD250R Exiv ya está en la calle dispuesta a competir con las últimas supersport del cuarto de litro.

La base de la GD250R es la misma que la versión naked: chasis multitubular de acero, motor monocilíndrico, llantas de aleación, instrumentación digital, y el mismo equipo de frenos y suspensiones. Como diferencia, incorpora un carenado integral deportivo, semimanillares estrechos y cerrados, y la óptica pasa a ser de doble faro rasgado.

Es pequeña y estrecha y, con su asiento situado a 780 mm del suelo, hace que sea válida para cualquier talla. Su posición de conducción, aunque claramente deportiva, no llega a ser radical. Incluso puedes adelantar un poco más sus estriberas si lo que prefieres es una conducción más cómoda. El asiento es algo duro, pero sólo se resentirá tu trasero después de largos trayectos. Menos cómodo irá el pasajero, ya que su espacio es bastante reducido y alto respecto al piloto, pero no hay que olvidar que hablamos de una moto deportiva. Bajo su asiento hay un pequeño hueco portadocumentos en el que también puedes llevar algo de herramienta.

Cuenta con detalles de agradecer como la maneta de freno regulable, luz de sobrerrégimen o el indicador de marcha engranada en un cuadro de instrumentos digital que al poner el contacto te saluda con la frase To the max. Es de fácil lectura y muy completo en cuanto a información, pudiendo además regular la luminosidad de su pantalla.

La Hyosung GD250R Exiv cumple las expectativas de los usuarios para carnet A2 que buscan una deportiva con la que aprender

Sencillamente eficaz

El motor, un monocilíndrico de inyección electrónica refrigerado por agua, entrega 28 CV a 9.500 rpm y un par motor de 2.4 Nm a 7.000 rpm, potencia suficiente para moverte a buen ritmo, incluso en desplazamientos por carretera. Aunque el velocímetro te puede hacer creer que llegas 170 km/h, la velocidad máxima que declara es de 145 km/h. Al arrancarla emite un sonido grave que se va agudizando según sube de vueltas, a la vez que aparecen vibraciones a medio régimen. Son bastante típicas en este tipo de motor y, aunque se van suavizando según llegas a la zona alta de cuentavueltas, resultan algo molestas sobre todo al principio. Pero según vas haciendo kilómetros te vas acostumbrando hasta que acabas por olvidarte de ellas. El escape ha sido colocado debajo del motor con el fin de mejorar el centro de gravedad y aumentar la eficiencia, aunque a mí estéticamente no me parece muy acertado.

Cuenta con una parte ciclo sencilla pero eficiente. Un chasis multitubular ligero y unas suspensiones que ofrecen un buen compromiso entre eficacia y confort para un uso diario y una conducción más deportiva. Delante monta una horquilla invertida de 37 mm y en la parte trasera un monoamortiguador lateral que podrás regular en precarga. El equipo de frenos está formado por un disco lobulado de 300 mm delante y otro de 230 mm detrás, con pinzas de 4 y 2 pistones respectivamente.

Sus poco más de 160 kg llena y su reducido tamaño hacen de la GD250R una moto ligera que resulta muy ágil y manejable por ciudad. Es muy eficaz a bajo régimen y goza de un buen tacto de embrague y acelerador, lo que unido a su caja de cambios rápida y precisa, harán que seas de los más veloces en salir al abrirse el semáforo. A pesar de no tener un radio de giro muy amplio (aunque sí mayor que otras deportivas), su ligereza te permite moverte sin dificultad entre el tráfico, y la rapidez con la puedes plegar sus espejos, te dejará escapar airosamente de cualquier atasco.

El motor monocilíndrico de la Hyosung GD250R Exiv declara 28 CV

Acción

Ya que su posición de conducción te invita claramente a pasar a la acción, nos fuimos hasta el circuito Karting Correcaminos de Recas para poder probar las prestaciones deportivas de nuestra pequeña coreana.

No voy a negar que me hubiera gustado tener un poquito más de potencia durante los 60 km de autovía hasta llegar allí, pero usando un poquito la cabeza… supera con creces los límites legales y tanto su protección aerodinámica como su comportamiento en vías rápidas es más que correcto.

Ya en nuestro destino podemos comprobar como en las zonas reviradas es dónde la GD250R te ofrece su lado más divertido. Su mecánica monocilíndrica tiene muy buen rendimiento, un motor muy lineal que sube bien de vueltas y recupera bastante bien, aunque según te vas animando, un puntito mas de “mala leche” al abrir gas no le vendría nada mal. El chasis aporta mucha estabilidad y nobleza, y es ágil y rápida en los cambios de dirección. A la hora de frenar, se detiene sin problema incluso cuando empiezas a llevar un ritmo algo más alegre. Al igual que el día, que amaneció gris y con mucho viento, tampoco acompañaron los neumáticos que calza de serie, unos MRF REVZ-C en medida 110/70-17 en su rueda delantera y 150/60-17 en la trasera. Suficientes para ciudad o carretera, pero a la hora de buscarla un poco más el límite no me daban demasiada confianza. Nuestra pequeña coreana no dispone de sistemas de tecnología avanzados ni de grandes cifras de potencia o velocidad máxima, pero cuenta con prestaciones suficientes para poder disfrutar mucho con esta deportiva.

La agresiva imagen de la Hyosung GD250R Exiv es una de sus señas de identidad

Valoración final

La GD250R me parece una opción muy seductora, tanto estéticamente como por su facilidad de conducción y su reducido consumo. Es una moto muy polivalente, sencilla pero efectiva, divertida para “salir de curvas” tanto por carretera como en circuitos pequeños, y muy ágil y manejable por ciudad, que puede cumplir con las expectativas de usuarios del carnet A2 que buscan una moto deportiva con la que aprender.

Tiene una excelente relación calidad-precio, buenas prestaciones a un precio muy ajustado (3.499 €), a lo que además se suma una promoción de lanzamiento con la que podrás hacerte con ella por 3.199 €. Está disponible en blanco con una decoración tricolor muy atractiva.

Lo mejor:

  • Precio
  • Imagen
  • Facilidad de conducción
  • Bajo consumo

Mejoraríamos:

  • Vibraciones del motor
  • Neumáticos
  • Diseño del silencioso

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

Royal Enfield Guerrilla 450 2025

Royal Enfield Guerrilla 450 2025

A2 | 5.247 euros € | 184 kg | 40 CV
SYM MAXSYM GT 400 2024

SYM MAXSYM GT 400 2024

A2 | 6.499 € | 215 kg | 34 CV
Honda CL500 2024

Honda CL500 2024

A2 | 6.790 € | 192 kg | 46 CV