Publicidad

Prueba BMW S1000RR: La referencia

Fotos: Mariano Hinjos
Tecnológica, robusta y con mucho músculo, la SBK alemana se lo pone difícil al resto de competidoras, un diamante en bruto que viene muy pulido.

Mucho tiempo venía anunciando BMW la aparición de una super deportiva pura, moderna y competitiva en el mercado de las Superbikes más radicales, aunque en estos años de espera pudimos ver la nueva generación de sport turismo de alta cilindrada K1200, K1300 y especialmente la máxima expresión tecnológica del veterano motor boxer la HP2 Sport.

Prueba BMW S 1000 RR - Sólo para disfrutar en el asfalto

Un diseño impactante para una Superbike increíble.

Pero ese momento llegó, aunque la pudimos ver antes compitiendo en el mundial de SBK una temporada antes de que la pudiéramos ver y probar en la presentación internacional en el circuito portugués de Portimao. Así pudimos confirmar que los años de espera habían valido la pena, porque los alemanes habían logrado acertar a la primera haciendo la que era la moto más potente, rápida y tecnológica del segmento. Además, tras el tiempo transcurrido desde su aparición, ha confirmado su robustez mecánica y su calidad general, habiendo ganado todo tipo de campeonatos nacionales y regionales sin problemas de mención. Aparte, presentó Gadgets electrónicos como un efectivo control de tracción, cuatro curvas de potencia y un ABS deportivo de impecable funcionamiento.

1, 2, 3, rodando

Una moto tan tecnológica e importante para la categoría reina del mundo de las motos te invita a acumular sensaciones desde el mismo momento en que te sientas sobre ella. Por eso, llama la atención sus medidas compactas, pero a la vez como las y en las que se pueda acomodar bien desde un piloto más bien pequeño hasta otro que no lo sea tanto (o sea, que incluso ronde los 1,80), lo cual es especialmente interesante para muchos aficionados a las deportivas que prácticamente no caben en las forzadas posiciones habituales en las Superbikes y super sport actuales. Los manillares bastante anchos y algo abiertos y un frontal afilado pero muy estudiado en el túnel del viento y con una pantalla tipo doble burbuja protegen bien al piloto.

Prueba BMW S 1000 RR - Curvas de potencia

Una deportiva perfecta para los que gustan del mejor estilo sport.

Con este modelo, BMW rompe con la tradición de detalles tecnológicos con temperamento propio que ha dado ese toque especial en gran parte de su gama, pero que a la hora de buscar la efectividad pura en una deportiva no son válidos. Por eso, frente al Telelever, cardan articulado, motor portante, etc. hemos podido ver en gran parte de sus modelos GT o megatrail hasta ahora, aquí vemos los elementos habituales en cualquiera de sus rivales aunque, eso sí, afinados y estudiados al máximo para lograr la mejor deportiva del mercado. Empezando por su motor, que es 4 en línea con los cilindros moderadamente inclinados hacia delante y que proporciona una potencia de 194 CV, pasando por un chasis doble viga un basculante trasero con refuerzos superior y transmisión por cadena, no vemos casi ningún elemento claramente diferente a lo que se estila en el segmento. Esto demuestra que la efectividad deportiva tiene unos caminos ya muy trillados y estudiados.

Es así, la inyección muy evolucionada, elementos técnicos como las toberas de admisión variables o las cotas de motor con la carrera más corta y agresiva de todo el segmento demuestran que los alemanes se han aplicado bien tras casi un lustro de evolución para que la S1000 RR llegase a las tiendas en perfecto estado. Poco se puede decir de su motor que no sean bondades, porque desde el mismo momento del arranque hasta los prácticamente 300 km/h, que es capaz de alcanzar, se muestra progresivo, musculoso, potente y dosificable… siempre teniendo en cuenta que estamos ante una moto que busca ganar el campeonato del mundo de SBK. Además, los consumos son realmente contenidos pudiendo mantenerse con facilidad cerca de los 6 l, y apenas llegando a los 8,5 incluso en uso muy deportivo.

Prueba BMW S 1000 RR - Alemana reina

Destinada para disfrutar del circuito o de la calle gracias a la alta tecnología.

Podemos decir que hasta las 10.000 rpm se diferencia poco de la pegada de los excepcionales motores que pueblan hoy el segmento, pero por encima de este punto rebasa por más de 15 CV a la más potente de las japonesas, que sería la Kawasaki ZX10… al menos hasta que la versión 2011 llegue a las carreteras. Esto te da una idea del cuidado y la tecnología que han tenido que aplicar los de BMW a su buque insignia.

Pura sangre

No solamente el comportamiento del chasis y del motor son excepcionales, sino que tiene multitud de detalles que demuestran que su evolución se han visto implicados pilotos que buscaban la efectividad y la facilidad de uso real ante todo. Por ejemplo, podemos ver cómo las regulaciones de los hidráulicos tanto de la horquilla como del amortiguador trasero (aquí sólo una, porque la otra va por tuerca) se pueden regular fácilmente con un destornillador o con la cabeza de la misma llave de contacto. Además, tienen 10 posiciones que funcionan de verdad y que están marcadas con una escala, de forma que la puesta a punto sea más fácil y guiada.

Prueba BMW S 1000 RR - La máquina perfecta

194 cv de diversión asegurada.

Cuando ruedas rápido con ella, te das cuenta que los settings generales tienden más a la dureza y a la comodidad – algo lógico, por otro lado -, y que las medidas generales logran que sea tremendamente estable incluso en curvas rápidas a velocidades de vértigo. Puede que resulte algo menos ágil que alguna de sus rivales, pero el excelente diseño que permite que incluso los cambios de dirección muy rápidos resulten tremendamente seguros e intuitivos, sin sensación de inseguridad o caerte hacia adentro en ningún momento.

En cuanto la electrónica, los controles de tracción funcionan perfectamente, siendo anulados en la curva de potencia más agresiva denominada Slick, así como uno el antibloqueo deportivo o el cambio semiautomático – algo que ya equipaba en anteriores modelos de la serie K1300 o HP2 – que se permite subir marchas sin apretar el embrague y ganar así unas décimas.

Sin duda, esta moto ha marcado un antes y un después en el segmento, y a achuchado a la competencia que se encontraba algo adormecida a causa, entre otras cosas, de la crisis económica general. Pero ya verás cómo este año los japoneses responden, y tendremos una de las temporadas más animadas de la historia.

Juzgando la máquina

Lo mejor

  • Motor.
  • Tecnología.
  • Parte ciclo.
  • Potencia.

Mejoraríamos

  • Asiento trasero minimalista.
  • No tener una para mí.
Relacionados

Lo último

Lo más leido

Soymotero TV

Últimas motos

Royal Enfield Guerrilla 450 2025

Royal Enfield Guerrilla 450 2025

A2 | 2.247 euros € | 184 kg | 40 CV
SYM MAXSYM GT 400 2024

SYM MAXSYM GT 400 2024

A2 | 6.499 € | 215 kg | 34 CV
Honda CL500 2024

Honda CL500 2024

A2 | 6.790 € | 192 kg | 46 CV