KOMOBI LIFE: Creado para salvar vidas

La clave es acortar los tiempos de rescate y atención al accidentado
Fotos: Komobi
J.Rubio
Desde KOMOBI siguen trabajando para mejorar la seguridad, no solamente de nuestra montura, sino ahora también la nuestra propia. Por eso ha nacido KOMOBI LIFE, un sistema de detección GPS de accidentes con el que poder reducir al máximo el tiempo que transcurre desde la caída hasta que se atiende al accidentado.

KOMOBI lleva varios años trabajando en el desarrollo y perfeccionamiento de su sistema de localizador GPS para motos. Gracias a él y como ya te hemos contado en otras ocasiones, los usuarios tienen un eficaz aliado para proteger su motocicleta de los amigos de lo ajeno. Por desgracia, el robo de motos crece anualmente de manera exponencial. Pero la empresa española no se conforma solamente con proteger nuestras monturas, sino que llegan mucho más allá.

En los últimos tiempos hemos podido comprobar como gracias a ellos un motero logro que el seguro le pagase los desperfectos originados en su moto tras un intento de robo. También os expusimos el caso de otro usuario que, gracias a la aplicación de KOMOBI y tras un accidente por el mal estado del firme por el que transitaba, logró que finalmente la aseguradora se hiciera cargo de reparar los daños causados tras la caída en su motocicleta. Pero ahora la marca española va un paso más allá, siendo consciente del problema que hay actualmente con los accidentes de tráfico en moto, pero aún más con el tiempo de espera que pasa desde la caída hasta que el accidentado es atendido.

Tarda menos de un minuto en detectar cada accidente

Para ello ha creado KOMOBI LIFE, que además nace tras el fallecimiento en carretera de un amigo del fundador. Si en ese momento esta tecnología hubiera existido y el motero la hubiera llevado consigo, la historia hubiera sido muy diferente. De alguna manera, este hecho fue el revulsivo final para ponerse manos a la obra en el perfeccionamiento de este sistema. Según Jesús Carnerero, fundador y CEO de KOMOBI:

“Tras más de tres años de I+D en el desarrollo de una solución IoT para proteger a las motos y los motoristas, nos sentimos muy orgullosos de poder estar en esta etapa de crecimiento y democratización de nuestra tecnología para todos los “públicos”. También podemos pensar en lo orgulloso que estaría de este proyecto JFV, siempre presente en él”.

La realidad es que en 2021, más de 400 moteros perdieron la vida en la carretera. Pero hay un dato aún más escalofriante y que le da aún más sentido a este nuevo sistema. Los expertos en esta materia aseguran que casi la mitad de las muertes en tráfico se producen antes de los primeros diez minutos, y que aumenta hasta el 75% antes de una hora, lo que KOMOBI denomina “hora de oro”. Por esta razón, es clave acortar los tiempos de rescate y tardar menos de una hora en atender al accidentado. Lo más importante es disminuir el tiempo en aplicar la conducta PAS: Proteger, Avisar y Socorrer.

Accidente de moto

KOMOBI LIFE, en el que se ha trabajado durante más de tres años, y además durante nueve meses de prueba, han detectado en menos de un minuto, más de 2.000 accidentes en motos entre sus usuarios. Se postula como una solución real a para reducir las muertes por accidente de moto. Según Jesús Carnerero: “Nuestro propósito es salvar las máximas vidas posibles, ofreciendo una localización exacta a los servicios sanitarios y reducir así el tiempo de respuesta tras haber ocurrido un accidente, la famosa hora de oro de los accidentes”.

El funcionamiento de la aplicación está dado mediante diferentes comprobaciones automáticas y validadas por la compañía. Detectan el accidente por los acelerómetros del teléfono y la posición por el GPS conectado a una centralita instalada en la moto. Entonces, realiza una llamada y aviso al motero para confirmar que está bien, o determinar que no ha sido nada grave. Si en los cinco primeros minutos del accidente, el motorista responde a alguna de las tres llamadas efectuadas, la emergencia queda anulada.

Pero si por desgracia, ocurre lo indeseado y el usuario no contesta a la llamada, el Centro de Recepción de Alarmas de KOMOBI automáticamente se pone en contacto con el 112 para explicar y manejar en tiempo real la situación, ofreciendo los datos con los que cuenta a los profesionales de emergencias y facilitando la localización exacta del accidente. Todo esto, para reducir el tiempo máximo de espera del accidentado y conseguir ganarle tiempo al reloj para salvar las máximas vidas posibles. Para más información podéis consultar directamente en la web oficial de KOMOBI

Lo último

Lo más leído