Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Pamrex Griptop, un recubrimiento que evita sustos con las alcantarillas

El fin de las tapas de alcantarilla resbaladizas
Fotos: Saint-Gobain PAM
Una de las primeras cosas que aprendemos al ir en moto es que no debemos pisar nunca una tapa de alcantarilla. Griptop es un sistema que mejora el agarre al recubrir las tapas de alcantarilla de un material antideslizante.

Saint-Gobain, mundialmente conocida como fabricante de lunas para automóvil, también está presente en otras áreas, como el de todo tipo de sistemas de canalización. Esta subdivisión, denominada Saint-Gobain PAM, ha desarrollado un innovador recubrimiento para las tapas de las alcantarillas. El Pamrex Griptop es un revestimiento antideslizante para las tapas de alcantarilla que ha sido diseñado para aumentar, sobre todo, la seguridad de los motoristas.

Seguro que en alguna ocasión hemos tenido un susto, o peor, incluso alguna caída. En una curva, pisamos una tapa de alcantarilla o similar y perdemos momentáneamente el agarre. Si estamos frenando, o tumbados, hay muchas posibilidades de sufrir un accidente. El sistema Griptop evitaría precisamente este problema.

Pamrex Griptop en Narbona

El recubrimiento Griptop va instalado sobre las tapas de registro Pamrex Clase D 400. Está especialmente pensado para aquellas zonas más conflictivas, como por ejemplo en zonas urbanas o rurales con áreas de frenado reiterado, cruces y rotondas o también curvas, tanto peraltadas como sin peralte.

Griptop cuenta con una capa base fabricada en una resina ultra resistente. Sobre ella se extiende una capa de áridos, con un tamaño y dureza determinados, los cuales se encargan de recubrir la tapa. La unión entre la resina y los áridos es muy fuerte, algo que se ha comprobado en pruebas de laboratorio durante diez años, y en pruebas reales en carretera durante ocho años.

Detalle del sistema Pamrex Griptop

Por ejemplo, el Ayuntamiento de Narbona (Francia), instaló uno de estos sistemas Griptop en una alcantarilla situada en una rotonda. Se pudo comprobar como este punto peligroso para los motoristas, ciclistas y en menor medida para los automóviles, mejoraba sustancialmente la seguridad vial minimizando las posibilidades de accidente por deslizamiento de las ruedas.

 

Lo último

Lo más leído