Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Las miniaturas increíblemente reales de Satoshi Araki

Fotos: Satoshi Araki
Una cosa es construir motos clásicas en miniatura y otra muy diferente es decorarlas con detalles e imperfecciones que dejan ver el paso del tiempo como el óxido de la carrocería.

Marc Márquez reconocía este fin de semana durante el GP de Catalunya que ya le faltaban muy pocas unidades para concluir la colección de motos de carreras en miniatura de su gran ídolo, Valentino Rossi. Aunque suponemos que poseen un gran valor sentimental, apostamos que la colección de Marc Márquez no alcanza el impresionante grado de realismo de las motos realizadas por el japonés Satoshi Araki.

Porque una cosa es reproducir la moto en sí y otra muy diferente es decorar las miniaturas de motos clásicas con detalles e imperfecciones que dejan ver el paso del tiempo, como el óxido de la carrocería.

Como buen japonés, una de sus obras más celebradas es el Honda Cub a escala 1/32, el vehículo más fabricado de la historia de la automoción del que la firma alada ha producido más de 60 millones de unidades desde 1958, aunque entre sus creaciones también se encuentra un modelo tan europeo como la Vespa 125. Nos quitamos el sobrero ante Araki con solo imaginar el tedioso y complicado proceso de creación de cada una de las miniaturas.

Lo último

Lo más leído