Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

El Museu de la Moto resucita las 24 Horas de Montjuïc

Fotos: Joan Carles Orengo
Ayer se inauguró en Barcelona la exposición que rinde homenaje a la mítica prueba motociclista de resistencia celebrada sobre suelo urbano entre 1955 y 1986. En ella se exhiben una veintena de motos, además de fotos, trofeos, pósters y multitud de objetos relacionados con la misma. Abrirá durante un año.

El Museu de la Moto de Barcelona inauguró ayer la exposición temporal sobre las 24 Horas de Montjuïc. La muestra permitirá a los nostálgicos revivir la mítica prueba y a los más jóvenes descubrir la magia de un acontecimiento que revolucionó la ciudad de Barcelona a lo largo de sus 32 ediciones, celebradas ininterrumpidamente de 1955 a 1986.

El acto inaugural tuvo lugar en el Museu de la Moto de Barcelona, en la calle de La Palla nº10, y contó con la presencia de representantes del mundo del motociclismo, instituciones, prensa y colaboradores de la muestra, entre los que se encontraban algunos de los pilotos que vivieron en primera persona la emblemática competición barcelonesa.

Esta exposición única ha logrado reunir una veintena de motocicletas que participaron en la prueba, algunas tan longevas como la Montesa Brio 90 de 1955, la Rieju 175 del 56 o la Lube-NSU Max del 57. También llama la atención una Bultaco de 1972 que pilotó Benjamín Grau, quien ostenta el récord de victorias (7) y participaciones (19).

No sólo motos

Junto a las motos, los visitantes podrán contemplar una completa muestra de material histórico compuesta por fotografías, trofeos, documentación y multitud de objetos relacionados con la carrera. También se ha reservado un espacio para la exhibición de los carteles originales de todas las ediciones, cedidos por la Peña Motorista Barcelona, organizadora de la prueba a lo largo de todas sus ediciones.

Los visitantes descubrirán curiosidades como que las obras de acondicionamiento del circuito duraban un mes, que se llegaron a utilizar 10.000 balas de paja, se talaban árboles o que el dispositivo de seguridad incluía dos coches de la perrera municipal.

También se desvela la picaresca que usaban cientos de aficionados para evitar pasar por taquilla, acampando días antes de que se cercase el trazado y que se llegó a celebrar una misa en el Palau de Congressos para el personal de la prueba en domingo, atendiendo a las costumbres de la época.

La prueba estuvo marcada por la tragedia a lo largo de su historia. Un total de 7 héroes se dejaron la vida en las 24 Horas de Montjuïc, no todos por accidente, ya que en 1956 Mariano Vilagrassa falleció mientras entrenaba de noche en el circuito al recibir un disparo de un Guardia de Parques y Jardines.

Cristina Soler, Directora del Museu de la Moto: “La exposición es un resumen de las 32 ediciones de las 24 horas de Montjuïc organizadas por la Peña Motorista Barcelona y pretende explicar no sólo la historia del circuito y su vertiente deportiva, sino sobretodo los motivos que convirtieron a esta carrera en un acontecimiento tan mítico y vinculado a la ciudad de Barcelona. Nuestro deseo es rememorar las peculiares características del trazado y transmitir lo que representó a nivel social durante tantos y tantos años”.

Lo último

Lo más leído