Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

E-Chopper: diferente, especial y eléctrica

Una de esas creaciones que son difíciles de calificar
Fotos: Peter Fässler
Desde que las motos eléctricas van ganando peso y se pueden conseguir los componentes fácil estamos viendo creaciones muy peculiares. Una de ellas es la suiza Peter Fässler E-Chopper.

La posibilidad de crear motos nuevas y diferentes es mucho mayor con las nuevas opciones eléctricas. Los motores y baterías están disponibles para casi cualquiera en el mercado y con ingenio y creatividad se pueden hacer propuestas diferentes. En cierto modo recuerda a aquellos inicios de la industria de la moto donde un pequeño fabricante podía hacerse con un motor nuevo y construir su propuesta.

Un caso práctico de este ejemplo es la Peter Fässler E-Chopper, una moto eléctrica y de corte chopper tal como se indica en su nombre, y creada por Peter Fässler. La verdad es que han dejado la parte más creativa para la propia moto y no para su nombre y, aunque todo va en cuestión de gustos, sí hay que reconocer que es original y diferente. Lo que realmente llama la atención es la estética, con la rueda delantera muy lejos del asiento y con mucho avance como una auténtica chopper. A diferencia de las chopper y, también, de muchas motos eléctricas, toda la parte del motor y las baterías están totalmente ocultas y un gran carenado tapa todo, aunque en este caso no hay un gran espacio de carga en él como vimos recientemente.

Siguiendo con la parte estética, el manillar de una pieza es muy, pero que muy ancho, mientras que la parte trasera es minimalista en todos sus sentidos, desde el basculante trasero al asiento pasando por el guardabarros. Con ese manillar y viendo dónde están las estriberas no cabe duda de que es para conducirla con los brazos y las piernas bien estiradas aunque, por suerte para quien la conduzca, al menos no está elevado.

El último de los detalles estéticos que hay que resaltar está en lo que sería la zona del depósito en una moto convencional y que, en este caso, se respeta en forma. Además, en él se encuentra el velocímetro y un guiño a los más “gasolineros” y es que en lugar de la carga de la batería aparece el indicador de gasolina. En cuanto al motor, no está nada despreciable pues ofrece 59 CV con un par motor de 109 Nm para un peso de 260 kg.

Con estas especificaciones es capaz de alcanzar los 135 km/h y puede hacer el 0-100 en tres segundos. Para ello el motor, de 1.200 vatios, se alimenta de una batería de litio de 14,4 kWh y que, siempre en función del uso, ofrece una autonomía a la moto de 280 kilómetros en ciudad y de 140 en carretera. Eso sí, el tiempo de carga no es especialmente rápido, pues tarda 10 horas. Hay que decir que la moto ya está a la venta por 39.000 francos suizos, que al cambio son algo más de 40.000 euros.

J. Rubio
J. Rubio
Llevo media vida a vueltas con las letras y finalmente terminé donde siempre quise hacerlo, escribiendo sobre motor. Amante de todo aquello que huela a “Old School”, disfruto cada segundo sabiendo la suerte que atesoro de ser un incurable Petrolhead.

Lo último

Lo más leído