Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Los accidentes in itinere no paran de aumentar y el móvil tiene mucho que ver

Algo que termina perjudicando notablemente a los usuarios de moto
Fotos: SMN
Un estudio alemán recoge un problema al que nos enfrentamos todos: los accidentes de tráfico están aumentando en los viajes laborales y el uso del móvil influye y mucho.

Los accidentes de circulación existen desde que el primer vehículo a motor salió a la calle. Sin embargo ahora, en el momento más seguro de la historia por los avances tecnológicos, estamos viendo como repuntan precisamente por uno de esos avances: el teléfono móvil. Su uso está detrás de muchos de los accidentes.

Así lo refleja el estudio publicado por Haufe.de que cuenta como han aumentado los conductores que hacen uso de los dispositivos móviles y, de la misma manera, han aumentado los accidentes “in itinere”. Es decir, los que se producen mientras se va o vuelve del trabajo. Igualmente, lo han hecho los accidentes de quienes su trabajo requiere movilidad con vehículo.

Los viajes personales tienen menos problemas que los laborales

Accidentes por usar el móvil sí, pero también por estrés

Pero el estudio va un paso más lejos y no solamente enlaza los accidentes con el uso directo de los dispositivos, sino también con el estrés que estos producen en el entorno laboral. De una manera u otra, solamente en Alemania y durante 2022, el estudio recoge un total de 73.069 accidentes in itinere, registrando un total de 234 fallecimientos.

Aun así, el informe recoge que este repunte de accidentes y de fallecidos, 16 más que en el ejercicio anterior, tiene mucho que ver con factores individuales más que laborales, a pesar de que la distracción aumenta en los viajes relativos a negocios o mientras se tienen conversaciones laborales.

Muchos accidentes se deben a distracciones

Si usas la moto a diario, todas estas afirmaciones no te parecerán más que la constatación de una realidad. Y es que estamos tan acostumbrados en estos últimos tiempos a ver cómo la concentración del resto de usuarios a la circulación y los vehículos que les rodea ha bajado, que no nos pilla sorpresa.

Y, claro, siendo los motoristas unos de los usuarios vulnerables de las vías, nos afecta más que aquel que va en su mundo o con su teléfono en el coche, ajeno a la desgracia que puede ocasionar.

Por eso, más que nunca, la conducción defensiva es la mejor receta.

Lo último

Lo más leído