Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Un motor bien lubricado, imprescindible para disfrutar de nuestra moto

Fotos: Fuchs Silkolene
Morrillu
Aunque siempre debemos respetar los tiempos de mantenimiento fijados por el fabricante de nuestra motocicleta, lo cierto es que después del verano es un momento perfecto para darle mimos a nuestra moto y recordar que, una buena lubricación del motor es la clave para disfrutar mucho tiempo y muchos años de nuestra moto.

En cualquier máquina o en cualquier aparato que se mueva la lubricación es imprescindible, aunque a veces pensemos que no es necesaria. Por ejemplo, en una puerta es necesario mantener limpias y lubricadas las bisagras así que imaginaros la importancia que cobra en un elemento tan crítico como el motor de una motocicleta.

Por ello, conocer qué tipo de aceite lleva nuestra moto, cantidad y cada cuánto tiempo debemos cambiarlo es algo que, como propietarios debemos tener muy en cuenta aunque no seamos nosotros los que hacemos el pertinente mantenimiento. Pero sí podemos supervisarlo y comprobar que todo se ha hecho de forma correcta.

Debemos pensar que el motor de una moto funciona a un régimen de revoluciones muy elevado y, además, se genera una gran cantidad de calor en su interior que tiene que ser disipado por una cantidad de aceite mínima, dada la capacidad del cárter. Si pudiésemos tener un depósito de 20 litros de aceite, todo sería mucho más sencillo pero las necesidades de fabricación obligan a que el lubricante sea una de las partes más importantes.

Aceite_motor

Para que nos pongamos en perspectiva, un motor cuando llega a los 70º, cada aumento de 15º significa que se debe lubricar las partes móviles con el doble de frecuencia. Es por ello que en la mayoría de los casos la opción más recomendable es el aceite sintético que, aunque más caro, crea menor fricción entre las partes de la máquina y menor estrés del material, lo que aumenta la vida útil de sus componentes. Además, el intervalo de cambio es más largo, lo que significa menos manejo de fluidos y también menores costes de mantenimiento.

Si hablamos de aceites completamente sintéticos, estos cuentan con beneficios a la hora del arranque en frío ya que se espesan menos que los minerales cuando la temperatura es baja. De esta forma, no se pierde capacidad de lubricación cuando el motor está frío y por lo tanto, impide un sobreesfuerzo de trabajo por presión de la bomba de aceite o en otras partes.

Lubricación

Pero todo tiene un límite y no por echar más aceite la lubricación será mejor. Al contrario, una sobre-lubricación puede hacer que los rodamientos fallen, algo que ocurre en el 30% e incluso el 40% de los casos.

Fuchs cuenta con una amplia gama de lubricantes para la moto y ellos te pueden asesoran cuál es el mejor que se podría adaptar a tu montura según el lugar donde vivas o el uso que le des. Para ello cuentan con un selector de aceites en el que de un vistazo puedes comprobar cuál es el más adecuado y qué características presenta.

Lo último

Lo más leído