Publicidad
[the_ad_placement id="adsense-mega-2-mobile"]

Financiación: la nueva tendencia del usuario de la moto

Fotos: Google Images
Juan Pedro de la Torre
Cada vez es más frecuente que el usuario motociclista recurra a fórmulas alternativas a los créditos bancarios. A pesar de la apertura de nuevas líneas de crédito, todavía cuesta que los bancos concedan créditos al consumo, como la compra de una moto.

El cambio de hábitos en los usuarios motociclistas ha afectado también al modo en que se relacionan con las tiendas y los comercios del sector. Los comerciantes reconocen que se ha reducido el tráfico de clientes por la tienda, pero también es verdad que el que aparece lo hace con la determinación de adquirir un producto. “Ahora se cierran más operaciones. Cada vez hay menos gente entrando a preguntar o a pedir información, y solo llegan para cerrar las operaciones”, dice un veterano comerciante de Madrid.

Hay un interesante estudio sobre el comportamiento del usuario. Un 76 por ciento dispone de dispositivos móviles; un 64 por ciento ve el producto antes de ir a la tienda; y un 78 por ciento quiere que alguien le trate directamente. Uno de cada tres usuarios prefiere que conozcan sus gustos.

Reconocen las tiendas que el porcentaje de usuarios que recurre a la financiación todavía es bajo. “La gente está cansada del comportamiento de los bancos porque todavía cuesta financiar. Son pocos los que llegan con la intención de financiar un vehículo, apenas un 15 por ciento. Pero se puede llegar a financiar el 25 o 30 por ciento de la ventas con una buena gestión”, explica un responsable de una tienda. La financiación es un producto que explotan en los comercios del sector porque es una excelente opción a la hora de comprar una moto. Puedes comprobarlo tú mismo haciendo una prueba en nuestro nuevo comparador de préstamos.

Los bancos se defienden argumentando que la financiación de motos es un producto distinto al de los productos de consumo sujetos a préstamos bancarios. “El perfil del cliente que quiere financiar una moto es diferente; normalmente no tiene una necesidad urgente”, explicaba un bancario en una reciente reunión sobre el mercado motociclista, sugiriendo que la moto es un vehículo secundario para el consumidor. No le falta razón, pero también es verdad que la nueva coyuntura económica ha permitido un notable crecimiento de las ventas, lo que unido al buen momento que se disfruta en términos de riqueza y variedad de oferta, ha incrementado la intención de compra por parte del usuario, que ya no pospone la adquisición a un momento más oportuno, y quiere comprar ya. Y si los bancos se muestran reacios, hay otras fórmulas para financiar la compra de una moto.

En esta nueva situación los comerciantes tienen que ofrecer productos completos, no solo motos: compra, financiación, seguro, mantenimiento e incluso recompra de la moto.

Pero lo más importante es que una vez tomada la decisión de adquirir un modelo y recurrir a la financiación, hay que tener claro las bases para conseguir una buena financiación. Y a partir de ahí, sólo habrá que preocuparse de disfrutar con tu nueva moto.

Lo último

Lo más leído